Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

RELACIONES BILATERALES

Merkel da un aprobado a Zapatero

La canciller afirma que se han hecho "grandes cosas" en España y se muestra convencida de que los mercados "tomarán nota".

Merkel y Zapatero
Merkel da un aprobado a Zapatero
EFE

Espaldarazo sin ambages de la canciller alemana, Angela Merkel, al «rumbo» emprendido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con las reformas estructurales. En el Ejecutivo había sentado muy mal que la prensa española, casi sin excepción, interpretara la visita de la dama de hierro de Europa en clave de examen o reválida, pero José Luis Rodríguez Zapatero no pudo ocultar ayer una sonrisa orgullosa de alumno aplicado cuando su invitada de honor afirmó solemne que, en los últimos tiempos, se han hecho en España «grandes cosas», que se va «por el buen camino» y que «los mercados tomarán nota».

El de ayer fue, posiblemente, uno de los mejores días del presidente del Gobierno español en muchos meses, porque a las alabanzas de la mandataria alemana sumó la del presidente francés, Nicolás Sarkozy, y la no menos importante aprobación del presidente del Banco Santander, Emilio Botín. Después de semanas acogotados por la amenaza de un ataque especulativo que podría haber situado a España al borde de la quiebra, los riesgos de tener que ser intervenidos parecen ya conjurados.

Camino del aeropuerto

Merkel lo debe ver bastante claro, porque, según aseguran en la Moncloa, al terminar la conferencia de prensa, y ya en el coche con Zapatero camino del aeropuerto, comentó su sorpresa ante la insistencia de los periodistas españoles para saber si descarta un rescate europeo de España, cuando «ya nadie le pregunta por ello fuera». Eso no fue, en todo caso, óbice para que la guardiana de la ortodoxia europea subrayara que, como el resto de la UE, España aún tiene trabajo que hacer para mejorar la competitividad, la gran asignatura pendiente de la economía española.

Y en este terreno empiezan las diferencias. Merkel tiene intención de plantear en el Consejo Europeo de hoy que, además de elevar la edad de jubilación, los países de la UE renuncien a las cláusulas de revisión salarial y de pensiones vinculadas a la inflación, fijen por ley un techo de gasto y establezcan una base común en el impuesto de sociedades. En la entrevista que mantuvo con los principales diarios alemanes esta semana, el jefe del Ejecutivo ya defendió que Alemania debería hacer «concesiones» en este terreno. Ante la canciller dio una pista de lo que quería decir; entre otras cosas, que no va a enfrentarse ahora a los sindicatos tras el costoso pacto de pensiones.

La única idea que Zapatero dio por buena en su integridad fue la que afecta a la armonización fiscal. ¿Los salarios? «Dejemos a la negociación colectiva lo que le corresponde», aseguró.

Tampoco quiere el Gobierno fijar por ley un techo de gasto de cumplimiento para las comunidades autónomas; una propuesta que sí defiende a capa y espada el PP. El límite de déficit para la Administración General del Estado se incluye cada año en los Presupuestos y, en la convención autonómica celebrada por el PSOE el pasado fin de semana en Zaragoza, se acordó que cada territorio haga lo propio cuando apruebe en el Parlamento sus cuentas públicas. Pero Zapatero no quiere ni oír hablar de una ley nacional que obligue a todos.

«España ha sido siempre un firme defensor y buen cumplidor del pacto de estabilidad y de una política de consolidación fiscal, y es uno de los países que menos veces lo ha incumplido», defendió, no obstante, el jefe del Ejecutivo.

La canciller aclaró, en todo caso, que la reunión de este viernes del Consejo Europeo es solo un principio y que aún es pronto para hablar de «todas lo que podría hacerse» para sellar un pacto de competitividad el próximo marzo. Pero hizo hincapié en que la estabilidad del euro demanda sí o sí una armonización fiscal.

«Eso lleva estancado mucho tiempo y todos debemos reconocer parte de la culpa», señaló. Por lo demás, trató de calmar ánimos: «No hablo de más competencias comunitarias, sino más coordinación».

La marcha de jóvenes, fuera de la cita

En la reunión bilateral no salió a relucir la propuesta alemana de contratar jóvenes españoles cualificados, según informó ayer 'El País', que citó fuentes de la Moncloa.

En la noticia se hacía también referencia a la página web de la Embajada alemana en Madrid, en la que se menciona el proyecto, que está «encaminado al reclutamiento de personal cualificado español para trabajar en Alemania para los sectores de sanidad, ingeniería, docencia, hostelería y turismo». La legación no aporta datos de cuántos empleos se precisan.

Etiquetas