Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

CUATRO AÑOS DESPUÉS

Los Príncipes, en su aniversario de boda, embarcados en su quehacer diario

Don Felipe y Doña Letizia comienzan su quinto año de convivencia, después de que el 22 de mayo de 2004 millones de personas de todo el mundo siguieran las imágenes de su matrimonio a través de las pantallas de televisión.

Los Príncipes de Asturias cumplen el cuarto aniversario de su boda con la "rutina" del quehacer diario instalada en sus vidas, aunque siempre pendientes de la actualidad y compaginando sus funciones de representación de la Corona con la de padres de dos niñas, Leonor, de casi tres años, y Sofía, de uno recién cumplido.

Don Felipe y Doña Letizia comienzan su quinto año de convivencia, después de que el 22 de mayo de 2004 millones de personas de todo el mundo siguieran las imágenes de su matrimonio a través de las pantallas de televisión, con una agenda de trabajo plena, que deben "ajustar" cada vez que acontecimientos como un atentado o la muerte de un ex presidente del Gobierno requieren su presencia.

Por eso estuvieron en Vitoria el pasado día 15 para asistir al funeral por el guardia civil asesinado el día anterior por ETA, Juan Manuel Piñuel, y unas fechas antes en la catedral de la Almudena para presidir, con el resto de la Familia Real, la ceremonia religiosa por el alma de Leopoldo Calvo Sotelo.

Desde ese 22 de mayo, cada uno de sus pasos centró la atención de los medios de comunicación, aunque el número de actividades programadas para el Heredero de la Corona apenas haya variado en ese tiempo, si bien desde hace diecinueve meses la Princesa, totalmente integrada en la Familia Real, goza de agenda propia.

Fue en septiembre de 2006 cuando Doña Letizia comenzó a presidir actos en solitario al acudir a la inauguración del colegio público de infantil y primaria "Príncipes de Asturias" en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón.

Enseguida, sin embargo, su programa de trabajo se vio alterado en bastantes ocasiones por su segundo embarazo, aunque se le pudo ver en el Palacio de la Zarzuela en actividades públicas en avanzado estado de gestación.

Cinco meses después de nacer la Infanta Sofía, que vino al mundo el 29 de abril de 2006, la Princesa de Asturias retomó las actividades junto a su esposo y también su agenda privada.

En lo que va de año, los Príncipes, a los que habitualmente se les puede ver de la mano después de cuatro años de casados, han acudido a más de cuarenta actos oficiales, bien solos o en compañía del resto de la Familia Real.

Así, en los últimos meses han visitado oficialmente Polonia -donde por primera vez la Princesa llevó a cabo una agenda independiente- y han presidido diversos acontecimientos culturales y económicos.

El Príncipe es el representante del Estado Español en las tomas de posesión de los presidentes iberoamericanos, actividad en la que sólo algunas veces le acompaña su esposa, lo que también suele ocurrir cuando el Heredero de la Corona participa en maniobras militares.

Don Felipe y Doña Letizia tratan de "conciliar", como muchos otros padres, su trabajo diario con la educación de sus hijas, una cuestión estrictamente privada de la que, sin embargo, se pudieron ver algunas imágenes el pasado mes de enero en un reportaje realizado con motivo del 40 cumpleaños del Heredero de la Corona.

Los Príncipes decidieron hace año y medio llevar a su primogénita, Leonor, a la guardería que hay en El Pardo para los hijos de los miembros de la Guardia Real. Ahora la incógnita es donde comenzará la educación infantil el próximo mes de septiembre la que un día será la Reina de España, que cumplirá tres años el 31 de octubre.

Etiquetas