Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Intoxicación

Los niños españoles hospitalizados en Portugal empiezan a recibir el alta

Las causas de la intoxicación siguen sin determinarse mientras funcionarios del Ministerio de Sanidad han abierto una investigación para aclararlas.

Más de una docena del cerca de medio centenar de niños españoles hospitalizados en Portugal por una intoxicación alimentaria, entre ellos dos de Salamanca, han sido ya dados de alta y la mayoría se espera que dejen los servicios médicos en cuestión de horas.

Según han declarado las autoridades sanitarias y municipales no se ha presentado ningún caso de gravedad aunque a lo largo del día varios chicos más tuvieron que ser llevados aún a las urgencias médicas por sufrir vómitos y diarreas.

Los niños, de entre 10 y 17 años forman parte de un grupo de más de 130 «scouts» españoles que acampaban cerca de la playa de Palheirao, en el municipio luso de Cantanhede.

Su alcalde, Joao Moura, y fuentes de los hospitales aseguraron que ninguno de los afectados presenta síntomas graves.

Las autoridades dieron por terminada esta tarde la operación realizada desde la madrugada para atender en un puesto médico de emergencia y en cuatro hospitales de la región a todos los niños que presentaron algún síntoma de intoxicación.

También fue cerrado el campamento y todos los chicos, procedentes en su mayoría de Toledo, Salamanca y Badajoz, así como los responsables de los grupos «scout» fueron acogidos en un centro escolar municipal, el colegio García Bacelara, situado a cinco kilómetros.

Las causas de la intoxicación siguen sin determinarse mientras funcionarios del Ministerio de Sanidad han abierto una investigación para aclararlas, según Moura.

El alcalde indicó que hay que esperar a los resultados de los análisis, pero se sospecha que el origen pueda ser una bacteria en el agua con la que se duchaban y se lavaban los dientes los afectados.

El alcalde Moura destacó que el municipio «ha dado todo el apoyo logístico y sanitario» para atender a los niños españoles en coordinación con Protección Civil y el Instituto Nacional de Emergencia Médica.

Repartidos por dos hospitales de Coimbra y los de Figueira de Foz y Aveiro continúan aún en observación decenas de chicos, algunos ingresados por la tarde, aunque los centros coincidieron en que todos presentan síntomas leves.

«Sufren vómitos y algunos mareos, y hay pocos casos de fiebre o diarrea. Esperamos darles el alta pronto», aseguró el doctor José Boavida, del Hospital Pediátrico de Coimbra.

Etiquetas