Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

SEGURIDAD VIAL

Los atropellos dejan siete víctimas mortales en 24 horas

En La Coruña murieron arrollados tres familiares que iban de romería y en Barcelona un padre y su hijo de dos años.

El último fin de semana de agosto resultó ser un día negro en lo que a atropellos se refiere. Siete personas perdieron ayer la vida en distintas comunidades españolas al ser arrolladas por varios vehículos. El accidente más grave ocurrió en la comunidad gallega cuando el conductor de un turismo se llevó por delante la vida de tres personas de la misma familia en Ordes (La Coruña). Según fuentes de la Guardia Civil de Tráfico, el responsable pudo haberse quedado dormido al volante ya que el accidente se produjo en un tramo recto. Las mismas fuentes barajan que esta haya sido la causa del suceso, tras el que se le realizó la prueba de alcoholemia que resultó negativa.

El siniestro ocurrió a las 06.40 del sábado en la carretera municipal que conecta el polígono industrial de Ordes y finaliza en la DP-2403, en las proximidades de Cerceda. Los peatones, que portaban chalecos reflectantes, se dirigían a la romería 'Milagros de Caión', que se celebra a 30 kilómetros del lugar del accidente, cuando fueron arrollados por el turismo, cuyo conductor resultó herido leve, según precisó Tráfico.

Dos de las tres víctimas mortales, todas ellas familiares, recibirán hoy sepultura, mientras que la tercera será incinerada. La identidad de las víctimas se corresponde con las iniciales A. G. J., de 40 años; M. I. G. V., de 59 años, y J. M. G., de 49 años, respectivamente.

El segundo atropello más grave fue el que sufrieron un hombre de 41 años y su hijo de 2, ambos muertos tras ser arrollados por un vehículo a las 20.10 del viernes en el barrio del Carmelo de Barcelona, según informaron ayer fuentes municipales. El accidente se produjo tras escaparse el niño de la acera y tratar su padre de cogerlo, según relataron vecinos del lugar.

Un punto peligroso en Barcelona

El atropello fue junto a un paso de peatones de la calle Conca de Tremp, en la confluencia con la calle Queixans, en el barrio del Carmelo. Los vecinos explicaron que el padre y el hijo, que fallecieron horas después del suceso en el hospital de la Vall d'Hebrón de Barcelona, estaban en la acera y que el niño se escapó cuando pasaba el turismo que les atropelló.

Según estas fuentes, el vehículo lo conducía un chico joven que estaba acompañado por su padre, y que ha sido detenido por la Guardia Urbana acusado de un presunto delito de homicidio imprudente. Los vecinos denunciaron que, en lo que va de año, este es el tercer accidente que ocurre en el mismo punto, aunque este ha sido el más grave, y reclaman soluciones. A su juicio, los accidentes se producen porque la calle Conca de Tremp tiene una pendiente muy fuerte y los vehículos que circulan por ella tienen que coger mucha velocidad para poder subirla.

 

En Tenerife y Teruel

El tercer atropello ocurrió también el viernes cuando una mujer de 67 años falleció tras ser embestida por un vehículo en la calle Noelia Afondo, en la zona de Playa de Las Américas, dentro del término municipal de Arona (Tenerife), según informó el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112. Los médicos atendieron a la mujer que presentó un traumatismo craneal severo, por lo que tuvo que ser trasladada en estado crítico en la ambulancia al hospital, donde finalmente falleció.

Y por último, en Aragón también el viernes, a las 20.25, tuvo lugar otro atropello mortal en vía urbana. J. A. M., de 87 años de edad y vecino de Beceite (Teruel), falleció tras ser arrollado por la furgoneta conducida por E. R. J., de 57 años, en una pista de esta localidad al que se accede por el camino Huerta Mayor.

Efe

Etiquetas