Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

PAÍS VASCO

Las provincias vascas tendrán su nombre en euskera

El PP ha mostrado su oposición argumentando que la medida se «aferrará» al monolingüismo y «erradicará» los nombres en castellano.

El lehendakari, Patxi López, en rueda de prensa
López apuesta por integrar en la democracia a quienes "han mantenido posiciones totalitarias"
EFE

El Congreso ha avalado la denominación oficial en euskera de las tres provincias vascas que, una vez que concluya la tramitación parlamentaria, pasarían a llamarse Araba/Álava, Gipuzkoa y Bizkaia.

A falta de la votación final, que se producirá a primeras horas de esta noche, el Pleno de la Cámara ha dado vía libre a la tramitación de una proposición de ley del PNV para el cambio de la denominación oficial de las tres provincias vascas, al que ha anunciado su oposición el PP.

Una iniciativa que se ha tomado en consideración y que durante su tramitación se verá levemente modificada, ya que, tal y como han señalado PNV y PSOE, se presentarán enmiendas para que la denominación se adapte a la normativa de las diputaciones vascas.

De este modo, frente a la propuesta inicial de denominar a Álava (la única provincia que mantendrá su nombre en español y euskera) Araba-Álava, con un guión en medio, el grupo de los nacionalistas vascos ha anunciado una enmienda para sustituir el guión por una barra, de tal manera que la denominación oficial sea Araba/Álava.

Con o sin guión o con sin barra, lo que ha quedado claro en el debate es que una vez que concluya su tramitación, las provincias vascas pasarán a denominarse oficialmente con su nombre en euskera, pese a que el PP se opondrá porque entiende que con esta iniciativa, no sólo se da respuesta a los acuerdos presupuestarios entre PNV y PSOE, sino que la denominación se «aferrará» al monolingüismo y «erradicará» los nombres en castellano.

Ha sido el diputado del PNV Aitor Esteban quien ha defendido la iniciativa y quien ha recordado las numerosas ocasiones en las que su grupo ha llegado a presentar la propuesta para que los nombres de los territorios vascos fueran conocidos en su grafía.

Y para justificar esta medida ha recordado que mientras Ourense, Alacant, Girona o Lleida no han tenido ningún problema para aceptar su denominación en sus respectivas lenguas, para los territorios del País Vasco no se había aceptado nunca pese a que las Juntas Generales sí lo habían aprobado.

Ha pedido el diputado del PNV que su propuesta fuera aceptada con la misma naturalidad que en los casos de Cataluña, Galicia, Baleares o la Comunidad Valenciana.

Precisamente, «con total naturalidad» ha anunciado la diputada de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas, su apoyo y el de su compañero de partido a la propuesta.

Desde UPyD, su diputada, Rosa Díez, ha considerado «propio de su partido e ideología» que el PNV plantease esta iniciativa, pero ha criticado que forme parte de los acuerdos entre el partido nacionalista y el PNV para la aprobación de los Presupuestos del Estado de 2011.

Es decir, ha dicho Díez, la propuesta «forma parte de un año y medio más en la Moncloa» y saldrá porque el PSOE «necesita» los votos del PNV «ahora más que nunca».

Tanto el portavoz de ERC-IU-ICV en el debate, Gaspar Llamazares, como el de CiU, Jordi Xuclà, han expresado su respaldo a la iniciativa. El primero, porque «lo que vale para Galicia o Cataluña, vale para el País Vasco» y el segundo porque supone un «avance» en el reconocimiento del plurilingüismo.

Precio por los presupuestos

Tras su intervención le ha tocado el turno al diputado del PP Alfonso Alonso, quien ha considerado «normal» la convivencia de las lenguas, pero ha asegurado que «erradicar una de las dos (el español en este caso) no es apostar por la normalización». A su juicio, debería haberse apostado por la cooficialidad y no «aferrarse» al «monolingüismo impositivo», ya que para Alonso las «urgencias del presente» se han impuesto en este caso al «compromiso con la sociedad vasca».

Se trata, ha añadido, de «pagar un precio» por el respaldo del PNV a los Presupuestos. El PSOE, ha concluido el diputado del PP, apoya la propuesta de los nacionalistas «por razón de debilidad de su grupo y de Rodríguez Zapatero». Por parte del PSOE, su diputada María Teresa Rodríguez Barahona se ha defendido de estas críticas y ha justificado la necesidad de buscar puntos de encuentro para aprobar unos presupuestos que, en esta ocasión, son «fundamentales» para el país.

Etiquetas