Nacional
Suscríbete por 1€

NIÑOS ROBADOS

Las familias afectadas piden ante la Fiscalía que no se archiven sus denuncias

Una treintena de personas se han concentrado este viernes frente a la Audiencia Provincial de Madrid bajo el lema 'Nos robaron a nuestros hijos y la justicia archiva los casos sin leerlos'.

Una treintena de personas se han concentrado este viernes frente a la Audiencia Provincial de Madrid para pedir que la justicia no archive los casos de "niños robados" alegando prescripción o falta de indicios delictivos, y han reclamado que se investigue "en profundidad".

La asociación SOS Niños Robados, convocante de la concentración, pide que la justicia facilite los medios necesarios para acceder a documentos que podrían esclarecer las investigaciones, a los que los afectados no tienen acceso.

Los asistentes, con camisetas con los datos de sus familiares desaparecidos entre principios de los años 50 y finales de los 80, han portado pancartas en las que se podía leer 'Nos robaron a nuestros hijos y la justicia archiva los casos sin leerlos'.

"Alguien tendrá que dar una explicación satisfactoria sobre los recién nacidos que supuestamente enfermaron, murieron y no están enterrados en ningún sitio", ha asegurado el abogado de SOS Niños Robados Madrid, Guillermo Peña, quien también ha anunciado que se seguirán presentando denuncias en los próximos meses.

La presidenta de esa asociación, Soledad Mozón, ha dicho que en agosto se ha recibido la notificación de archivo de entre 15 y 20 casos y ha subrayado que en muchos de ellos no se ha investigado suficiente, incluido el suyo propio.

El 11 de enero de 1980, Mozón dio a luz un niño en el actual hospital Gregorio Marañón, al que vio y oyó llorar y que, según la documentación encontrada, fue declarado muerto en dos ocasiones: al nacer y en la incubadora.

"En mi caso, solo se ha investigado en el registro civil, donde se ha encontrado una defunción supuestamente firmada por mí en la que se dice que mi hijo murió en el parto, pero yo no firmé nada", ha explicado Mozón.

Vicente Martínez, también presente en la concentración, ha relatado que sus padres adoptivos pagaron una cantidad por él, y que sospecha que nació entre finales de febrero y principios de marzo de 1972, en la Clínica de la Salud de Valencia. "Necesitamos poner nombre y cara a toda esta gente que se dedicaba a traficar con bebés", ha dicho.

En su poder tiene una partida de nacimiento falsa y los datos del sacerdote y de la religiosa que actuaron como intermediarios y del médico que firmó su acta de nacimiento, además de los testimonios de sus padres, pruebas que considera "suficientes" para que el caso sea investigado.

"El cura me confirmó que hacían una obra de caridad y que vendían los niños a matrimonios pudientes", ha añadido Martínez.

María Soledad Hernández protagoniza uno de los casos más recientes, que data del 4 de julio de 1989, cuando dio a luz dos gemelos en la madrileña Clínica O'Donnell, pero sólo volvió a casa con uno de ellos; del otro le dijeron que había muerto, pero no pudo verle porque -explica- fue aislada en una habitación.

Aunque su caso ha sido archivado por el juzgado 49 de Madrid, ella tiene la certeza de que su hijo está "en algún sitio".

Etiquetas