Nacional
Suscríbete

La vida privada y pública de un Príncipe de 40 años

El Príncipe de Asturias cumplirá el próximo 30 de enero 40 años. Dos periodistas de la agencia EFE le han acompañado durante casi tres meses para realizar un reportaje del que se han extraído varias imágenes.

Las imágenes que reflejan el trabajo habitual del Príncipe de Asturias, que el próximo 30 de enero cumple 40 años, han sido grabadas por la Agencia Efe, junto a escenas familiares con su esposa, Doña Letizia, y sus hijas, las Infantas Leonor y Sofía, muchas de ellas en exclusiva.


Jesús Bartolomé y Nacho Martín, cámaras de la agencia, han seguido a Don Felipe durante casi tres meses para obtener un reportaje gráfico en el que se muestran imágenes inéditas de quien será el sucesor de Don Juan Carlos en el Trono.


Don Felipe y Doña Letizia enseñan a su primogénita, la Infanta Leonor, de poco más de dos años, a montar en bicicleta en los jardines de su residencia y se puede ver que, como cualquier otro padre, el Príncipe sujeta con cuidado el vehículo y atiende los deseos de la pequeña, bajo la atenta mirada de la Princesa que pasea en sillita a su segunda hija, la Infanta Sofía, a punto de cumplir nueve meses.


Las escenas familiares, las más desconocidas hasta ahora, incluyen una sesión de lectura de los Príncipes con Leonor, mientras Sofía se entretiene con un juego de texturas, para "chiquitines" como dice Doña Letizia, palabra que repite su primogénita, que da una vez más muestra de su carácter cuando decide que uno de los cuentos se leerá por la noche y no en ese momento. 

Como una sombra

Han seguido al Príncipe por distintas partes de la geografía española y también en sus viajes al extranjero, como Brasil, Marruecos o China, que forman parte del trabajo diario del Heredero al Trono, como las audiencias o las reuniones que mantiene en Madrid.


La grabación muestra actos oficiales abiertos a todos los medios de comunicación, pero también la intensa preparación que conllevan muchos de ellos, con reuniones privadas y largas horas de despacho en la que no cabe habitualmente cobertura informativa.


Don Felipe se informa a conciencia sobre las personas a las que va a recibir o sobre los actos a los que va a asistir, lo mismo en su despacho que a bordo de un Falcón en el que se traslada a Rota para asistir a unas maniobras junto al Almirante General Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Sebastián Zaragoza.


Ese día las cámaras vivieron una jornada completa con el Príncipe desde su traslado en helicóptero a las ocho de la mañana a la base de Torrejón para viajar hasta la base gaditana y asistir a unas maniobras, hasta su regreso a las seis de la tarde a su residencia en el recinto del Palacio de la Zarzuela.


En esas ocasiones Don Felipe acostumbra a manejar los aparatos en los que vuela para conseguir las horas anuales que se exigen para mantener la licencia de piloto.


Las sesiones preparatorias, siempre cerradas a los medios de comunicación, muestran cómo un viaje oficial de los Príncipes puede rematar un buen acuerdo para España.


Ocurrió el pasado mes de noviembre en China y así reconoce ante las cámaras el secretario de Estado de Industria y Comercio, Pedro Mejía, que pasó con el tema del jamón, que se ultimó durante la visita de los Príncipes, y que sin su presencia en el país asiático se habría podido demorar incluso meses.

En Asturias


Uno de los actos más relevantes que preside Don Felipe es la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias todos los años a finales de octubre en la capital del Principado.


Allí estuvo la Agencia Efe que optó por captar las actividades institucionales y también los momentos más entrañables, como el paseo que dieron los Príncipes por las calles de Oviedo después de que Doña Letizia recibiera el título de Hija Predilecta de su ciudad o los momentos de ternura que compartieron con unos niños autistas y sus padres.


También fue en Oviedo donde se grabó el encuentro privado que loas Príncipes mantuvieron con el ahijado de Don Felipe, Felipe López Sánchez, asturiano de 17 años, que, junto a sus padres y a su hermana, les enseñó sus magníficas calificaciones escolares.


Es inusual que las cámaras de cualquier medio estén en las recepciones que siguen a los actos de la Familia Real, pero Efe estuvo en el vino de honor que se sirvió tras la clausura de un acto organizado por el Real Instituto Elcano en San Sebastián y que Don Felipe compartió con personajes de la política y de la economía del País Vasco.


Y fue también allí donde se grabaron las palabras de apoyo a los empresarios vascos que Don Felipe pronunció en privado. Después de expresarles su admiración por la valentía y el tesón con el que trabajan por el bienestar de su pueblo, les dijo que estaba "orgulloso" y que debían saber que siempre podrían "contar" con él.


Las imágenes terminan con una reunión, desconocida para los ciudadanos, entre un padre y un hijo que no son otros que el Jefe del Estado, el Rey, y su Heredero, el Príncipe de Asturias, que periódicamente se encuentran para planificar el trabajo.