Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

CAMBIO CLIMÁTICO

La temperatura subirá 6 grados en 60 años

La España peninsular será a finales del siglo XXI más árida y calurosa, y lloverá hasta un 30% menos que en el XX.

Cientos de personas toman el sol y se bañan en la playa de la Concha de San Sebastián el pasado 18 de julio.
La temperatura subirá 6 grados en 60 años
JAVIER ETXEZARRETA/EFE

Una España peninsular más árida y calurosa, menos húmeda y con los ecosistemas alterados. Este es el escenario para finales del siglo XXI si no se adoptan las medidas necesarias para combatir el cambio climático. Según las nuevas proyecciones de cambio climático elaboradas por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la zona peninsular de nuestro país registrará un incremento de su temperatura máxima para el periodo 2071-2100 entre 3 y 6 grados respecto a los valores de referencia (1961-1990). Para la temperatura mínima este aumento estará comprendido entre 2 y 5 grados.

Unos incrementos que serán ligeramente inferiores en la Comunidad de las Islas Baleares, especialmente en los valores máximos, como consecuencia del efecto amortiguador de los océanos.

Las proyecciones de precipitación muestran una mayor dispersión de resultados. Aunque durante la primera mitad del presente siglo no existe una tendencia significativa en las precipitaciones de la España peninsular, sí existe una tendencia a la reducción de las mismas en la segunda mitad del siglo XXI. Para el último decenio de este siglo, las precipitaciones medias en la España peninsular disminuirían entre un 15 y un 30% respecto a las registradas en el periodo 1961-1990. Las proyecciones a largo plazo de Aemet han sido regionalizadas y sus gráficos pueden observarse en su página web www.aemet.es.

Este mapa de la evolución a largo plazo del sistema climático "no es irreversible", enfatizó la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera. Y es que, puntualizó, los escenarios de futuro "se construyen desde premisas que dependen mucho" de lo que hagamos hoy y, por lo tanto, pueden sufrir importantes variaciones si se adoptan medidas ambiciosas contra el cambio climático. No obstante, precisó que España se sitúa en una "zona especialmente delicada", al estar ubicada en el sur de Europa y en la zona mediterránea.

"Este escenario no es irremediable", dijo por su parte el presidente de la Aemet, Ricardo García. "Se trata de información para pasar a la acción. Si no hacemos nada, vamos por este camino, que supondrá una situación de cambio drástico en el clima para nuestros nietos. Para hacernos a la idea, a finales de siglo la temperatura de Madrid sería como la de Sevilla".

El inicio del proceso

Admitió Ribera que un escenario como el expuesto por las proyecciones de la Aemet nos abocaría "a un entorno que no tiene nada que ver con el que tenemos actualmente". "Habría cambios en los ecosistemas y las actividades económicas también se verían afectadas. Las estaciones de esquí sufrirían un cambio brusco y la disponibilidad del agua también se vería afectada", explicó. Ambos responsables destacaron que estos datos "no son predicciones, sino que reflejan la evolución del clima si no se adoptan medidas tendentes a frenar el cambio climático".

Así, las temperaturas en el último tercio de este siglo "aumentarían por el día, pero no tanto por la noche, mientras que las precipitaciones irían decreciendo según avanza la segunda mitad del siglo", dijo García, quien observó que "este no es el fin del proceso, sino el inicio" para adoptar las medidas necesarias que corrijan estas proyecciones. El presidente de la Aemet dijo que, por comunidades, "ninguna destaca por un comportamiento diferente; si acaso puede variar medio grado arriba o abajo".

Ribera especificó que, como es lógico, los gráficos proyectados son susceptibles de cambio, "porque depende de lo que se haga en las próximas décadas". "Las proyecciones se modificarán si logramos reducir las emisiones" de gases de efecto invernadero, añadió.

García manifestó que "el cambio climático no se puede detectar en un verano". "Lo que podemos saber es que en los últimos 150 años la temperatura ha aumentado de forma significativa, no solo por la variabilidad natural, sino por la emisión de gases de efecto invernadero", aseguró.

La secretaria de Estado de Cambio Climático expresó que "la comunidad científica nos aporta modelos de ayuda para identificar los riesgos y, por tanto, lo mejor es invertir para que esos riesgos no se materialicen". Añadió que "se deben ir diseñando estrategias de adaptación y resistencia para hacer un uso eficiente del agua y proteger el suelo y los bosques". Hay que desarrollar herramientas para que ese escenario no se llegue a materializar", añadió. Según dijo, "quienes aporten las mejores tecnologías verdes serán quienes ganen la carrera de la competitividad".

Alerta naranja

Por otro lado, la Aemet anuncia para hoy un ligero a moderado aumento de las temperaturas en toda la Península, que dejarán alertas en 20 provincias con máximas que pueden llegar a los 40 grados en gran parte de la zona oeste y centro peninsulares. Por su parte, Baleares y Canarias se mantendrán sin cambios o en ligero ascenso. En concreto, se espera alerta naranja (riesgo importante) en Madrid, Toledo, Cáceres, Badajoz, Huelva, Sevilla, Córdoba, Jaén y Orense.

Etiquetas