Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

LOS MÁS CASTIGADOS POR LA CRISIS

La población española que vive por debajo del umbral de la pobreza sube hasta el 21%

Aragón, con un 13% de pobreza relativa, es la tercera Comunidad que sale mejor parada, tras Navarra y el País Vasco.

Manifestación contra la pobreza celebrada el pasado día 17 en Madrid, en la que participó Federico Mayor Zaragoza (2º por la izda.).
La población española que vive por debajo del umbral de la pobreza sube hasta el 21%
J. L. PINO/EFE

La crisis hace mella en las finanzas de los hogares. La proporción de domicilios que acumulan impagos en sus recibos domésticos (cuota de la hipoteca, gas, electricidad), que en 2005 era del 4,7% ha escalado este año hasta el 7,7%. Y la tasa de pobreza relativa ha escalado hasta el 20,8% en 2010, frente al 19,5% que presentaba en el ejercicio anterior. Por comunidades, el 12,7% de los aragoneses vive por debajo del umbral de la pobreza, un dato que sitúa a la comunidad en la tercera posición con menor tasa de pobreza relativa, por detrás de Navarra y el País Vasco.

El porcentaje de familias que declara llegar con alguna dificultad a fin de mes se sitúa en 2010 en el 58,6%, casi el mismo que hace cinco años. Que los problemas se han agudizado se nota, sin embargo, en el incremento de aquellos hogares que tienen "mucha dificultad", que ahora llegan a ser el 13,4% frente al 10,4% de 2005.

Los datos proceden de la radiografía social que presenta la Encuesta de Condiciones de Vida que elabora el Instituto Nacional de Estadística. Los más recientes se obtuvieron en la consulta realizada de marzo a junio pasados.

Ni una semana de vacaciones

El porcentaje de hogares que en 2010 confiesa no tener capacidad para afrontar gastos imprevistos experimenta un aumento de 2,7 puntos respecto al año anterior, alcanzando el 36,7%, su valor más elevado de los últimos seis años. De igual modo, la proporción de familias que no se puede ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año se sitúa en el 39,7%, con un aumento de 0,9 puntos respecto a 2009.

Para medir la pobreza, el umbral de un hogar constituido por un solo adulto se situó en 7.845,7 euros anuales, mientras para un núcleo familiar de dos adultos estaba en 11.768,4 euros, y en 14.122,1 euros el constituido por dos adultos y un menor de 14 años. Por edades, la proporción más alta de pobres se localiza entre quienes cuentan más de 65 años, este segmento de población se ve favorecido porque el alto porcentaje de personas de esta edad que disfrutan de vivienda en propiedad.

Disponer de vivienda ya pagada supone un significativo alivio.

Para el conjunto de la población, la tasa de pobreza relativa se reduce al 16,7% cuando se considera el valor del uso que el hogar hace de la vivienda cuando esta es de su propiedad o la tiene cedida gratuitamente. En este caso, la proporción de pobres baja entre los mayores de 65 años hasta el 13,2%, cuando para el total de la población llega al 15,7%.

En el año 2009, el más duro de la etapa de recesión, el 49,8% de los hogares disponía de vivienda en propiedad sin hipoteca. Un 3% ocupaba un piso alquilado, pero disponía de alguna ventaja en su arrendamiento (en forma de bonificación o renta reducida) y había un 6,4% de afortunados que disponía de una vivienda gratuita.

Finalmente, el 8,5% de los hogares estaba pagando un alquiler a precio de mercado, y el 32,5% tenía vivienda en propiedad, pero gravada por una hipoteca por la que abonaba, en promedio, 623 euros al mes.

Por comunidades, frente a una tasa de pobreza relativa del 20,8% en el conjunto de España, en Extremadura se llegó al 36,2% y en Andalucía al 29,3%. En el extremo opuesto, Navarra apenas registró una proporción de pobres del 7,4% y el País Vasco del 9,4%.

Finalmente, el detalle de la encuesta realizada en 2008 revela que, frente a un ingreso anual medio de 9.865 euros por persona de media española, en Navarra se llegó a 12.701 euros por habitante y año, en el País Vasco a 12.566 euros y en Aragón a 10.774. En Extremadura, la cifra se limitó a 7.551 euros, en Murcia a 8.092 y en Andalucía a 8.100 euros.

Respecto a las relaciones sociales, el 85,2% de los adultos afirmó en 2009 que se reunía con amigos o familia para comer o tomar algo al menos una vez al mes. En este caso, el principal condicionante no es el origen, sino el rango de edad. En los grupos más jóvenes, la sociabilidad eleva esta proporción hasta el 94,2% frente al 69,1% de los mayores de 65 años.

Etiquetas