Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

reacciones en la comunidad

La oposición cree incompatible ser presidente y número tres del PSOE

PP y CHA consideran que la designación de Iglesias es un "premio a la sumisión", mientras IU estima que todo responde a una "estrategia electoralista".

La oposición acogió ayer con críticas la designación del presidente Marcelino Iglesias como número tres del PSOE al considerar de forma unánime que ambos cargos son incompatibles, especialmente con una coyuntura económica que requiere, a su juicio, centrar todos los esfuerzos en Aragón. No obstante, invitaron al líder socialista a demostrar ahora su capacidad de influencia con el objetivo de compensar los recortes presupuestarios que ha sufrido la Comunidad.

El portavoz parlamentario del PP, Eloy Suárez, llegó a calificar el nombramiento de "pésima noticia" para Aragón, al estimar que Iglesias ya es en la actualidad un presidente "prejubilado" y "a media jornada", por lo que ahora estará "totalmente ausente" cuando lo que se necesita es un "gobierno fuerte".

Para Suárez, la decisión de nombrarle como secretario de Organización del PSOE supone un "premio a la sumisión de muchos años, a no defender los intereses de Aragón en Madrid", y le marcó el reto de enmendar los Presupuestos de 2011 para lograr los más de 300 millones recortados entre 2009 y 2011 a Aragón.

La presidenta de CHA, Nieves Ibeas, fue aún más dura y tildó de "patinazo imperdonable" que haya aceptado el nuevo cargo. "Le vamos a recordar que traiciona sus responsabilidades y que por ser el niño bueno y tragarse todo lo que hiciera falta le han designado. Aún no me puedo creer que alguien sea tan irresponsable y desprecie las responsabilidades de su cargo", dijo antes de defender que "todo no se puede abarcar".

La portavoz nacionalista en las Cortes de Aragón afirmó que "cuanto más grande se ha hecho Iglesias en el partido, Aragón se ha hecho más pequeño" en el conjunto de las comunidades autónomas.

El diputado de IU Adolfo Barrena también opinó que la "primera obligación y prioridad" de un presidente debería ser Aragón y que, aunque solo fuera por estética, es "incompatible" asumir los dos cargos. "Va a volver la cara a los problemas de Aragón, como el paro o el tijeretazo inversor, que son su obligación", dijo antes de sostener que su 'marcha' responde a la estrategia electoralista "para dejarle espacio a Eva Almunia para que ejerza de candidata".

Etiquetas