Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

JUSTICIA

Críticas desde Seseña a la Ley del Menor

La familia y amigos de Cristina Martín de la Sierra, la niña de 13 años que murió a principios de marzo en Seseña (Toledo) a manos de una menor de 14 años, compañera de su instituto, se manifestaron ayer por las calles de esta localidad exigiendo un endurecimiento de la Ley del Menor.

A la manifestación, que había sido convocada por la asociación 'Cristina Martín de la Sierra', de la que forman parte familiares y amigos de la niña, se sumaron cerca de 200 vecinos así como familiares de otros jóvenes que han muerto asesinados por menores de edad como la madrileña Sandra Palo o el malagueño Salvador Cortés.

Los manifestantes marcharon a pie por varias calles de este municipio toledano y finalizaron la movilización en la plaza del ayuntamiento, donde el padre de Cristina, Francisco Martín, leyó un manifiesto en el que se denunció que la "injusta" Ley del Menor vigente "protege al verdugo".

El padre de la menor asesinada reclamó una revisión inmediata de esta ley para que contenga penas más duras "porque si el día de mañana alguien va a hacer lo mismo se lo pensará dos veces al saber lo que va a ocurrirle". "Nunca me cansaré de pedir a los políticos que piensen como padres y como personas y no como políticos y que olviden sus colores políticos y cambien la ley", añadió.

Martín calificó de "obsoleta" la ley, ya que la sentencia para el caso de su hija será de "cinco años de internamiento y tres de vigilancia". También criticó los altos costes que suponen cada día de internamiento de la presunta asesina de su hija, unos "400 euros".

Los manifestantes también criticaron el abandono y olvido que sufren las familias que han perdido a algún ser querido por un crimen cometido por un menor mientras al autor de la muerte no podrá imputársele responsabilidad alguna si tiene menos de 14 años.

En esta marcha también se homenajeó a los padres de Clara García, la joven asesinada en la localidad de San Fernando (Cádiz) por dos compañeras de su colegio hace diez años, tiempo que esta ley lleva en vigor, y que fueron los primeros en pedir un endurecimiento de esta norma.

Segunda marcha

La marcha de ayer para pedir un cambio en la Ley del Menor fue la segunda organizada en la localidad toledana de Seseña tras la brutal muerte de la joven Cristina Martín de la Sierra. La anterior, convocada el 10 de abril en las redes sociales de internet, fue aprovechada por miembros del grupo ultraderechista Democracia Nacional para desviar el trayecto de la manifestación y pasar delante de la casa del alcalde, Manuel Fuentes, de IU, a quien insultaron y pidieron su dimisión.

En esta ocasión, la manifestación convocada por los familiares y amigos de Cristina transcurrió sin incidentes y contó con el apoyo del alcalde de Seseña para quien "aquí, hasta ahora, estamos conviviendo todos de manera pacífica y no vamos a permitir que la convivencia y la cohesión social se nos vaya al garete porque alguna organización política de ultraderecha minoritaria venga a incordiar a nuestro municipio".

El primer edil de Seseña viene insistiendo desde la muerte de Cristina Martín de la Sierra en enviar mensajes pacíficos a sus vecinos para que no se dejen llevar por consignas racistas y xenófobas pues la menor de 14 años que confesó haber matado a la joven -actualmente encerrada en un centro de menores- es de origen cubano y esta localidad cuenta con una importante población inmigrante.

Etiquetas