Nacional
Suscríbete por 1€

La alcaldesa en funciones de Polop asegura desconocer el móvil del crimen

Admite que había rumores sobre la presunta implicación de Juan Cano en una extorsión

La alcaldesa en funciones de Polop de la Marina (Alicante), María Dolores Zaragoza, aseguró ayer que desconoce el móvil del asesinato del primer edil Alejandro Ponsoda (PP), y señaló que solo la juez puede aclarar si está relacionado con un asunto urbanístico. Acompañada del resto del equipo de Gobierno, salvo el concejal de Turismo, Ximo Montiel, de quien se dijo que está indispuesto por todo lo ocurrido, Zaragoza, también del PP, sostuvo que el Ayuntamiento funciona "con normalidad" y "a la espera de saber el alcance de las acusaciones" sobre el alcalde Juan Cano, detenido el martes.

 

Confesó que los últimos acontecimientos le producen un "conflicto de sentimientos" y subrayó que "quería muchísimo a Ponsoda", por lo que desea que "quien lo ha haya hecho, que lo pague".

 

Preguntada sobre si el crimen de Ponsoda y la detención de Cano están relacionadas con asuntos urbanísticos, reiteró que lo desconoce aunque, en todo caso, si hubiera una causa de este tipo eso "deberá decirlo un juez". Recordó que el área que ella llevaba hasta el momento era la de Mujer y que desconoce qué indicios han podido llevar a la juez que instruye el caso al arresto de Cano, debido al secreto de sumario.

 

Pese a las especulaciones sobre el supuesto papel de Cano en el crimen, resaltó que "todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario". Cuando fue cuestionada sobre si el alcalde estuvo relacionado en 2003 en un supuesto caso de extorsión a empresarios, afirmó que "había rumores" aunque "una cosa son los rumores y otras las pruebas", por lo que no sabe si esa información es correcta.

 

La relación de Cano, que hoy pasa a disposición judicial, con la muerte de su antecesor era uno de los rumores que circulaban hasta el punto de que él mismo compareció para anunciar su intención de personarse en la causa y amenazar con acciones legales contra los medios que apuntaron esta posibilidad. Un día antes de esta amenaza, el abogado Antonio Martínez Camacho, representante del segundo detenido, afirmó que el asesinato se fraguó en una reunión donde había "un cargo público" y que se había celebrado en un club de alterne de Benidorm (Alicante).

 

Cano, empleado de una caja de ahorros, ocupó en octubre de 2007 la Alcaldía de Polop tras la muerte a tiros de Ponsoda. El hasta ahora alcalde fue concejal con Ponsoda de 1995 a 2003 y ocupó la delegación de Hacienda y Urbanismo.

 

Ese último año no figuró en las listas del PP, al igual que el ahora edil de Turismo, Ximo Montiel, por supuestas divergencias con el alcalde asesinado, relacionadas con asuntos urbanísticos. Estas diferencias eran conocidas en el pueblo, pero más en forma de rumores que por la escenificación de un enfrentamiento notorio. Sin embargo, en 2007 Cano volvió a formar parte de las listas municipales del PP como número dos. En los cuatro años que estuvo fuera del Consistorio, realizó operaciones urbanísticas que incrementaron notablemente su patrimonio.

Etiquetas