Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Interior castiga a un preso de Zuera por celebrar el asesinato de Antonio Puelles y le 'aleja' hasta Sevilla

El último preso de ETA en experimentar la política de premios y castigos iniciada por el Ministerio del Interior a finales de 2008 es Gorka Martínez Ahedo. Este terrorista fue trasladado el pasado mes de julio desde la cárcel de Zuera (Zaragoza) hasta la prisión de Sevilla después de que funcionarios del penal zaragozano le sorprendiesen celebrando el atentado en el que fue asesinado el Inspector de Policía Eduardo Puelles, el 19 de junio en Arrigorriaga (Vizcaya).

Según estas fuentes, no fue una celebración ostentosa como es habitual en algunos presos de la banda cuando se producen acciones terroristas, sino que se trató de una serie de comentarios que, sin embargo, no pasaron inadvertidos para los funcionarios de la prisión, que informaron de la situación, por lo que se acordó de manera inmediata su traslado a la prisión sevillana después de permanecer tan sólo cuatro meses en el penal zaragozano.

Martínez Ahedo -condenado a 30 años- abandonó la cárcel de Zuera el pasado 3 de julio, según precisaron las mismas fuentes. Desde ese día cumple su pena en la prisión de Sevilla, donde además se encuentra aislado, ya que actualmente no hay ningún otro preso más de la banda en esa cárcel.

El alejamiento de este etarra es especialmente significativo teniendo en cuenta que tan sólo llevaba en Zuera desde el 15 de abril cuando fue 'acercado' desde Puerto II (Cádiz). Interior tiene en la cárcel de Zaragoza -una de las más cercanas y mejor conectadas con el País Vasco- y en la de Villabona (Asturias) sus principales bancos de pruebas de su política penitenciaria hacia el frente de presos de la banda.

Allí se mezclan presos contrarios a la "lucha armada" o críticos con la actual dirección de la banda con otros reclusos de los denominados 'duros'. El último en llegar a Zuera fue Igor Martínez de Osaba Aguirre, conductor de una de las dos furgonetas bomba cargadas con 1.700 kilos de explosivos, localizadas en la provincia de Zaragoza en diciembre de 1999 y con las que ETA pretendía atentar en Madrid en la conocida como la 'caravana de la muerte'. Fue 'acercado' el pasado 29 de julio desde la cárcel pontevedresa de A Lama, según estas fuentes.

Además, en los últimos meses, esta prisión ha recibido a etarras críticos con la actual dirección de la banda, caso de José Luis Urrusolo Sistiaga o Carmen Guisasola, ambos expulsados de ETA. La intención de Interior es que las posiciones favorables a acabar con el terrorismo se extiendan entre el colectivo de más de 600 presos de la banda encarcelados en España. Precisamente, esta estrategia es la que ha llevado ahora al aislamiento de Martínez Ahedo en Sevilla después de sus comentarios sobre el asesinato de Puelles.

De 53 años de edad, Martínez Ahedo fue detenido el 10 de diciembre de 1997 en Orleans (Francia), donde huyó tras la desarticulación del 'comando Vizcaya'. De este modo, se ponía fin a una corta pero intensa actividad en ETA en la que se integró en 1993, concretamente en el 'talde Manguis', dependiente del "Comando Vizcaya", junto a Aitor Bores Gutiérrez, José Ignacio Bilbao Gaubeca y Jon Ugutz Bilbao Díaz, dedicados a la sustracción de cinco vehículos.

Trayectoria en ETA

Entre algunas de las acciones en las que este etarra se vio involucrado, según datos de Interior, destaca como en noviembre de 1993, facilitó a los liberados José Luis Martín Carmona y a Lourdes Churruca Madinabeitia unas placas de matrícula que colocaron al Citroen AX que usaron en el atentado contra el Sargento Mayor de la Policía Autónoma Vasca Joseba Goicoechea Asla, el 22 de noviembre de 1993.

El 28 de abril de 1994, intervino como lanzadera en el atentado de Trapaga (Vizcaya), llevado a cabo por José Luis Martín Carmona, Lourdes Churruca y ngel Irazabalbeitia, que costó la vida al guardia civil Benigno Villalobos Blanco. También en 1994, Ahedo y Bores sustrajeron en Munguía (Vizcaya) un Renault 19 rojo, BI-7479-BM.

Este vehículo fue manipulado en la lonja de Astrabudúa (Vizcaya) y posteriormente fue cargado con explosivos con la intención de ser usado como coche-bomba contra el consejero vasco de Interior, Juan María Atutxa. El coche no se llegó a usar y al ser localizado tras la desarticulación del 'Comando Vizcaya'. Ahedo fue entregado por Francia a España el 8 de julio de 2002 y desde su detención ha estado hasta en 11 cárceles distintas, cuatro francesas y siete españolas.

Etiquetas