Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

CASO COSLADA

Ginés Jiménez: "Aquí el que mando soy yo, ni el ayuntamiento ni nadie"

El sumario revela nuevos abusos del jefe de la Policía de Coslada y su relación con el alcalde

"Aquí el que mando soy yo, ni el ayuntamiento ni nadie". El cabecilla de la supuesta trama corrupta de la Policía Local de Coslada, Ginés Jiménez, esgrimía este tipo de expresiones para someter, pistola en mano y bajo el amparo de su condición de oficial jefe, a los propietarios de los comercios que atemorizaba y extorsionaba en el municipio.

El quinto tomo del sumario de la supuesta red mafiosa, entregado ayer a las partes, destapa el abuso de poder de Ginés sobre los dueños de locales y bares de Coslada, a quienes acosaba con varias medidas de presión, como inspecciones diarias, levantamientos arbitrarios de actas o controles de alcoholemia frente a los establecimientos. Ginés extendía sus fechorías a las meretrices de Coslada y Vicálvaro, quienes ejercían la prostitución en una situación de "auténtica explotación personal, profesional y económica".

Una propietaria de un bar denunció a Jiménez por las prácticas abusivas a las que le sometía, detallando a la Policía "las humillaciones, vejaciones, coacciones y amenazas" vertidas por su extorsionador. En una ocasión, Ginés le colocó una pistola en la sien y le espetó: "O dejas el bar o te mato". El oficial jefe iba acompañado de Felipe G. L., uno de los líderes del Bloque. A raíz de esta denuncia, la fiscalía de Alcalá inició un procedimiento contra Ginés, al que se sumaron nueve testimonios similares.

Ginés era un asiduo a los clubes de alterne de Coslada y de otros municipios de la región. Una de las intervenciones telefónicas recoge comó el "Jefe", como así le llaman los hombres del Bloque, le pregunta a su interlocutor por "lo de las vírgenes", en referencia a su interés por mantener contactos sexuales con jóvenes primerizas.

Dimisión

El sumario también incluye las transcripciones de las conversaciones telefónicas, entre las que se recoge una llamada de Ginés Jiménez a Ángel Viveros, alcalde de Coslada (PSOE), para protestar por una actuación de la Policía Nacional. En la conversación, Viveros le dice a Jiménez que harían "lo posible por quitarse a ese hombre de en medio", en referencia al comisario de Policía Local.

Al conocer estos detalles, el consejero de Presidencia e Interior, Francisco Granados, pidió ayer la dimisión del alcalde de la localidad por su connivencia con el Jefe de Policía del municipio, Ginés Jiménez, imputado por presunta corrupción policial, para relevar al comisario jefe de la localidad porque "era un estorbo para las fechorías y delitos que estaba cometiendo" el Bloque.

Etiquetas