Despliega el menú
Nacional

EL AGRESOR SE SIENTA EN EL BANQUILLO

Juicio por una agresión racista en Alcalá

El congoleño agredido.
FAMMA pide condenar al agresor de un congoleño tetrapléjico y erradicar la violencia contra inmigrantes

La Federación de Asociaciones de Personas con discapacidad Física y Orgánica de la Comunidad de Madrid (FAMMA Cocemfe Madrid) reclamó que los jueces dicten una sentencia "ejemplar" contra el agresor de Miwa Buene, un ciudadano congoleño que quedó postrado en una silla de ruedas tras una agresión racista, ya que, de este modo, se demostrará que es necesario erradicar de la sociedad las conductas xenófobas.

El presidente de Famma, Javier Font, afirmó que los magistrados "deben dejar claro" que la sociedad no admite comportamientos en los que la violencia gratuita contra inmigrantes "adquiere un nivel de intolerancia y xenofobia que es preciso erradicar en el siglo XXI", especialmente cuando el resultado es el de una discapacidad, como la tetraplejia, "que convierte al paciente en dependiente de por vida".

Buene fue golpeado con un puñetazo en la nuca hace ahora tres años en un centro comercial de Alcalá de Henares. Su agresor se dirigió a él para pedirle un cigarro, el congoleño le contestó que no tenía y acto seguido éste reaccionó de forma violenta, comenzando a insultarle y golpearle.

"No se sabe lo que puede pasarle a alguien por la cabeza para tener esta reacción y proferir tamaña retahíla de insultos, comentarios despectivos y una agresión impropia de un ser humano", apuntó Font, quien destacó que el agresor "es merecedor de un castigo ejemplar que funcione como una señal hacia otros posibles intolerantes y evitar que se conviertan en agresores".

Finalmente, señaló que, debido a su situación, Buene tendrá que hacer frente a un "importante" gasto económico derivado de sus secuelas, ya que el coste de la rehabilitación o del material ortoprotésico es muy elevado.

"Es un gasto que solo puede resarcirse con una indemnización económica que cuantifique la ayuda de por vida", concluyó, no sin antes ofrecer a la víctima toda la ayuda que necesite para recuperar su autonomía personal.

ÚNICO PERDÓN, LA CÁRCEL

El presunto agresor de Buene negó haber sido el autor del puñetazo que le dejó tetrapléjico.  Roberto A.V. se sienta en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid acusado por un delito de lesiones, con la agravante de motivación racista. "No soy como me pintan, ni agresivo ni de esa clase de persona. Si lo hubiera hecho me hubiera quedado porque no huyo. Si hago algo, lo tengo que pagar", aseveró ante el juez.

Asimismo, manifestó que tiene "amigos de color" y no discrimina "a nadie por la raza ni el color". "No discutí con una persona de raza negra ni pegué a nadie", manifestó.

Buene aseguró antes de que comenzara el juicio contra su agresor que "su único perdón será la cárcel".

Miwa llegó a la sede de la Audiencia Provincial de Madrid a las 10 horas y deseó que se "haga justicia" contra la persona que le dejó para el resto de su vida postrado en una silla de ruedas. Manifestó estar muy animado en esta primera sesión del juicio y resaltó estar muy arropado por su familia.

Etiquetas