Despliega el menú
Nacional

El presidente de Habitat acepta un año de prisión por el accidente laboral

El presidente de la inmobiliaria Habitat, Bruno Figueras, ha aceptado un año de cárcel y otro de inhabilitación por la muerte de cinco trabajadores en un accidente laboral en un edificio en construcción en Barcelona, en un acuerdo en el que las víctimas han sido indemnizadas con 2,7 millones.

El accidente laboral ocurrido en julio de 2006 en un edificio en construcción de la calle Almogàvers de Barcelona se ha zanjado cinco años después en una sentencia de conformidad en la que los seis responsables de la obra han aceptado penas máximas de hasta dos años de cárcel, cuyo cumplimiento podrán eludir por carecer de antecedentes.

Los seis procesados, que afrontaban penas de hasta cuatro años de prisión, han aceptado así el relato de hechos de la Fiscalía y las acusaciones particulares ejercidas por los sindicatos CCOO y UGT, que sostienen que el accidente ocurrió el desplomarse sobre los cinco trabajadores un muro que no estaba debidamente apuntalado, en un proyecto que carecía de plan de seguridad.

El fallo, que es firme, impone un año de prisión e inhabilitación para Figueras y para el director general del Grupo Habitat, Fernando Cirera, así como dos de prisión e inhabilitación para el encargado de la obra, Fernando Mohíno, y el arquitecto técnico Miquel Àngel Luque, en los que recae la responsabilidad más directa por el accidente laboral.

Por su parte,el arquitecto técnico y director de ejecución del proyecto, Javier Vives, se ha conformado con medio año de cárcel, mientras que han sido absueltos otros dos responsables de la obra contra los que sólo mantenía cargos una de las acusaciones particulares ejercida por la familia de una de las víctimas, que se ha retirado de la causa en el último momento al ser indemnizada.

Sólo queda por resolver en sentencia los seis meses de inhabilitación que la Fiscalía pide para el coordinador de Seguridad y Salud del edificio en construcción, Luis Aguilar, que ha aceptado medio año de cárcel pero se niega a admitir la pena accesoria que le impediría ejercer su profesión.

El escrito pactado por las partes reprocha a los responsables de Habitat que no encargaran ningún estudio de seguridad sobre el proyecto de urbanización, que incluía la galería de servicios siniestrada, ni nombraran coordinador de Seguridad y Salud en la fase de ejecución para garantizar que las empresas subcontratadas cumplieran la normativa en materia de riesgos laborales.

Figueras y su director general han sido condenados por un delito contra los derechos de los trabajadores por no haber implantado en la empresa que dirigían una estructura con división de funciones en materia de prevención para asegurar la seguridad de la obra, pese a la complejidad y riesgo que sus actividades comportaban, prosigue el texto.

El procesamiento al presidente de Habitat por el accidente laboral en uno de los edificios de oficinas emblemáticos de la promotora marcó un punto de inflexión en la persecución judicial de la siniestralidad laboral, dado que hasta entonces era poco habitual que se depuraran responsabilidades hasta tan altos cargos empresariales.

En el caso del accidente de la calle Almogàvers, en el tecnológico distrito 22@ de Barcelona, la responsabilidad de la falta de medidas de seguridad en la obra quedaba diluida entre Norbella, empresa promotora del edificio integrada en Habitat, y otras tres subcontratadas encargadas de los trabajos de construcción.

De hecho, los tres pakistaníes que murieron en el siniestro trabajaban -con identidades suplantadas, dado que carecían de permiso de residencia- para Brendom Construcciones, último eslabón de las subcontratistas titular de dos compatriotas que nunca han podido ser localizados.

Etiquetas