Despliega el menú
Nacional

LÍBANO

El jefe del Estado Mayor del Ejército preside en Córdoba la despedida al nuevo contingente que irá al Líbano

El general jefe del Estado Mayor del Ejército, Fulgencio Coll Bucher, presidirá en la base militar cordobesa de Cerro Muriano el acto de despedida del próximo contingente español que se desplazará en el inmediato mes de agosto al Líbano, donde tomará parte en la Operación Libre Hidalgo (OLH) IX.

Son casi un millar de hombres y mujeres los que integran la denominada Brigada Líbano IX y que, según dijo ya en una entrevista concedida a Europa Press el general que los comandará, Ricardo lvarez-Espejo, están "absolutamente capacitados para resolver con plena solvencia" la misión que les encomienda Naciones Unidas.

El general jefe de la Brigada de Infantería Mecanizada (Brimz) 'Guzmán el Bueno' X explicó que el grueso de ese millar de militares españoles los aporta (700 efectivos) precisamente la Brimz X, en cuya base cordobesa de Cerro Muriano ya están concentrados, desde el pasado 6 de julio, militares del resto de unidades, de Valladolid, Valencia, Alicante y Madrid, que forman parte del contingente español, al que se sumaron ya también en la base de Cerro Muriano algo más de un centenar de militares centroamericanos, llegados desde Honduras y El Salvador.

Efectivos de estos dos países americanos, junto con militares de India, Indonesia, Nepal, Malasia y Polonia, además de los españoles, hasta sumar 4.200 hombres y mujeres, conformarán el contingente multinacional que, bajo mando del general español lvarez-Espejo, velará desde finales de agosto y durante cuatro meses por el mantenimiento de la paz en el Sureste del Líbano, al Sur del río Litani.

lvarez-Espejo asume esta responsabilidad desde la tranquilidad que le confiere, en primer término, que la brigada cordobesa que acudirá al Líbano "se ha preparado sistemática y progresivamente, durante seis meses" para participar en esta misión internacional, que no es la primera para la Brimz X.

El resultado de esa preparación, según subrayó el general, es que "todo el personal estará, no sólo capacitado para su puesto específico, como puede ser el de conductor, especialista en comunicaciones o en labores de desminado, sino que estará plenamente familiarizado con el escenario, los actores, la lengua, costumbres y religión de la zona" donde desarrollarán la misión de la ONU.

En cuanto a la coordinación del contingente multinacional que liderará lvarez-Espejo, éste detalló que, en algún caso, como el los militares hondureños y salvadoreños, se ha hecho ya, "mediante su inserción previa, para su preparación", en la base cordobesa de Cerro Muriano.

Por lo que respecta a los militares malayos, nepalíes, indonesios, indios y polacos, la coordinación "se hace mediante el intercambio de oficiales de enlace y, sobre todo, mediante la inclusión multinacional en el Estado Mayor de personal de estas nacionalidades, lo que asegura un funcionamiento integrado y equilibrado" del contingente multinacional bajo mando español.

Kosovo y Líbano 

En cuanto a las diferencias de esta misión con la que ya protagonizó la brigada cordobesa en Kosovo, lvarez-Espejo recordó que en el caso del Líbano se actúa "bajo el mando de Naciones Unidas" y en Kosovo se hizo bajo bandera de la OTAN, siendo también diferentes "los orígenes" de los respectivos conflictos, lo mismo que "los escenarios, los actores y antecedentes históricos", opinando además que "todos los escenarios en los que se desarrollan este tipo de misiones tienen su complejidad, pues, de lo contrario, no sería necesaria nuestra participación".

"Ahora se trata --prosiguió-- de estabilizar una zona en la cual se ha desarrollado un conflicto, como ocurrió en Kosovo en su día, aunque actualmente la situación en Líbano es muy estable y muy tranquila, pero habrá que estar muy pendientes de los cometidos asignados por la resolución de Naciones Unidas, para conseguir la estabilidad y la paz en esa zona, que es muy importante desde el punto de vista estratégico mundial, y en especial para España y para el área mediterránea".

En cualquier caso, "la misión no presenta una complejidad o un nivel de dificultad mayor que anteriores misiones internacionales en las que ha tomado parte la Brimz X, en absoluto", de hecho, los militares de la base cordobesa tienen la capacidad suficiente "para resolverla con plena solvencia".

Contacto directo 

En Líbano, según subrayó lvarez-Espejo, "el contacto con la población será directo y permanente, puesto que la misión tiene como principal cometido la vigilancia y patrullar por las zonas asignadas, y ello se hace en íntimo contacto con la población, la cual, por tanto, formará parte esencial del cometido" que tendrán allí las tropas españolas.

En este contexto, procurarán "transmitir la sensación de seguridad, pero siempre desde el profundo respeto a la identidad, a la lengua, a la cultura y a las creencias de la población, siendo ello una de las señas por las que el contingente español se ha definido ya allí", una línea que seguirá la brigada cordobesa.

Los militares españoles también prestarán "asistencia a las Fuerzas Armadas Libanesas, para que se consoliden como tales y que puedan cumplir plenamente con su cometido", y para ello los soldados españoles estarán "día a día, en los diferentes núcleos de población, en los caminos y en las carreteras, en contacto directo con la población, pero siempre en íntima colaboración con las Fuerzas Armadas Libanesas", con quienes se entenderán en inglés, de forma directa, o en árabe, mediante intérpretes.

Etiquetas