Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

por el uso del preservativo

El Gobierno cree "insuficiente" el anuncio del Papa

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, consideró que las últimas palabras del Papa sobre el uso del preservativo suponen un "paso insuficiente", "muy propio de una Iglesia que siempre va un poquitín por detrás de los acontecimientos".

Desde la izquierda, los arzobispos de Oviedo, Jesús Sanz; Toledo, Braulio Rodríguez; castrense, Juan del Río, y de Alicante, Victorio Oliver.
El Gobierno cree "insuficiente" el anuncio del Papa
CH. M./EFE

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, consideró que las últimas palabras del Papa sobre el uso del preservativo suponen un "paso insuficiente", "muy propio de una Iglesia que siempre va un poquitín por detrás de los acontecimientos".

Jáuregui, encargado de las relaciones del Gobierno con la Iglesia católica, reconoció no obstante que se trata de un "avance" respecto a lo que el propio Benedicto XVI había negado "de manera taxativa" hace solo un año. A su juicio, el Papa se ha visto impulsado por una razón de salud pública elemental, pero sería necesario que la Iglesia aceptara el uso del preservativo de manera generalizada para que las comunidades católicas, sobre todo en África, evitaran el contagio del VIH. En su opinión, no será fácil oír ese nuevo mensaje, ya que implicaría "aceptar la sexualidad como una circunstancia natural del ser humano" y separarla de la reproducción.

Las palabras del Papa sobre el uso del preservativo están recogidas en el libro entrevista 'Luz del mundo', del escritor alemán Peter Seeewald, que sale hoy a la luz y donde Benedicto XVI señala que puede haber "algunos casos justificados". Cita en concreto la prostitución. Precisamente, la apertura de la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) estuvo ayer marcada por el revuelo causado por las declaraciones del Pontífice. Ante semejante anuncio, los obispos españoles, con su presidente, José María Rouco Varela, a la cabeza, optaron por el silencio. Solo uno, Carlos Amigo, decidió romper la tónica imperante.

El cardenal arzobispo emérito de Sevilla pidió mesura y la lectura del libro entero "para evitar meras aproximaciones". Amigo reconoció que las afirmaciones del Papa habían recibido "respuestas afirmativas" pero insistió en su discurso de adquirir un ejemplar. "Lo intenté ayer (por el domingo) en Roma pero fue imposible", comentó. "Y el Papa siempre habla de casos extremos", puntualizó en la misma línea que la del Vaticano.

La visita papal, único tema

Al contrario que el cardenal de Sevilla, Jose María Rouco Varela pasó de largo sobre el tema en su discurso de apertura de la nonagésima sexta asamblea plenaria de los prelados españoles. El cardenal arzobispo de Madrid centró su discurso en la visita que el Papa realizó hace dos semanas a Santiago de Compostela y Barcelona. Destacó el "gran entusiasmo, afecto y devoción" que fue acogido por miles de fieles.

Desde el PP, su secretaria general, María Dolores de Cospedal, evitó ayer pronunciarse al respecto. "No conozco esa modificación de la postura del Papa. Y no haría ninguna valoración de lo que haga la cabeza de la Iglesia católica, pero lo primero que tengo que decir es que no conozco esa modificación", dijo De Cospedal. Por su parte, el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares interpretó como un "pequeño paso", aunque todavía "mínimo e insuficiente", las palabras del Papa. La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales compartió esta opinión.

El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, reconoció por su parte que el preservativo reduce el riesgo de contagio de las enfermedades de transmisión sexual, aunque "la abstinencia" es la "única manera" de luchar contra ellas.

Mientras, desde Roma, el jefe de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, aseguró que las palabras del Papa no suponen ningún "cambio revolucionario".

Etiquetas