Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TRIBUNALES

El fiscal acusa de homofobia al juez Calamita y pide 18 años de inhabilitación

La conducta del juez Ferrín Calamita, condenado por retrasar de forma "maliciosa" el trámite de adopción de dos lesbianas, supuso una "contradicción grave" contra el ordenamiento jurídico y reveló una "clara condición homófoba". Así de contundente se mostró el fiscal en la vista celebrada en el Tribunal Supremo para revisar la pena contra el juez. El Tribunal Superior de Justicia de Murcia condenó a Calamita a dos años, tres meses y un día de inhabilitación y 6.000 euros de indemnización.

Tanto el fiscal del caso como la acusación particular, en representación de una de las afectadas, pidió al tribunal que elevara hasta 18 años la suspensión del juez, al que acusan de incurrir en un delito de prevaricación continuada. Para la acusación, el magistrado dictó ocho resoluciones legalmente injustificadas porque se trataba de una pareja de mujeres. Entre ellas, la petición de un examen a la madre biológica, el interrogatorio a la psicóloga de la adopción o el nombramiento de un defensor judicial de la niña, un requisito no amparado por la ley.

El abogado defensor, por su parte, solicitó la libre absolución de su cliente al argumentar que su actuación judicial se debió al interés del magistrado por un asunto "totalmente novedoso" y dijo que los seis meses que permaneció el expediente encima de su mesa "no es delito en ningún juzgado de España". La Sala que revisará el caso está presidida por el magistrado Adolfo Prego.

Etiquetas