Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

PARTIDOS/PP

El PP enfoca las campañas vasca y gallega en clave nacional

Los socialistas diseñan dos campañas muy autonómicas aunque Zapatero participará en actos en todas las capitales.

Los candidatos socialistas en las elecciones gallegas y vascas, Emilio Pérez Touriño y Patxi López, tienen manos libres para diseñar sus campañas a la medida de sus intereses políticos en sus respectivas autonomías. José Luis Rodríguez Zapatero tendrá una importante presencia en ambas convocatorias pero los socialistas prefieren diferenciar los discursos propios del PSdeG y PSE. Esta estrategia chocará con el interés de los 'populares' por situar ambas elecciones en el ámbito de la política nacional que pondrá en juego a Mariano Rajoy y todos sus dirigentes en la búsqueda de un 'cara a cara' de Gobierno y oposición.

Los socialistas ven comprensible que el líder de la oposición esté interesado en poner amplificador y convertir en un asunto nacional las dos citas electorales del 1 de marzo. Pero su estrategia se centrará en lo local. El diputado Eduardo Madina, miembro de las ejecutivas del PSE y del PSOE, implicado de lleno en la contienda electoral vasca, argumenta que estos comicios serán determinantes para el liderazgo de Rajoy pero no para el de Rodríguez Zapatero. "Además -apunta- los 'populares' necesitan dar ese enfoque porque tiene un candidato que acaba de llegar mientras que Patxi López es un líder muy consolidado y con perfil propio".

Lo cierto es que son los propios socialistas gallegos y vascos los que han reclamado que se eviten los desembarcos masivos de dirigentes nacionales, una práctica habitual en campañas anteriores. El partido de López está satisfecho de haber conseguido que el debate electoral esté completamente polarizado y se reduzca básicamente a dos opciones: PNV o PSE. Todas las encuestas hablan de un fulgurante ascenso electoral que elevaría de los 18 escaños actuales a cerca de 27 su peso en la cámara de Vitoria. Y se sienten suficientemente fuertes como para prescindir de un refuerzo que, según fuentes de la formación, sólo alimentaría la crítica nacionalista de que no son más que una "sucursal" de Madrid. Los hombres de Touriño creen que es momento de consolidar su espacio.

En todo caso, unos y otros admiten que el presiente del Gobierno es un importante activo. Zapatero ya estuvo este fin de semana en Orense, el 25 estará en San Sebastián, el 1 de febrero en Lugo, y es su intención ofrecer un mitin en cada provincia vasca y gallega entre la campaña y la precampaña. La participación de ministros se limitará, en principio, a los de origen gallego y vasco y quizá, en el caso de Euskadi, se cuente con Alfredo Pérez Rubalcaba por su especial "tirón". El mensaje es claro y el mismo presidente del Gobierno se preocupó hoy de lanzarlo en una entrevista en Onda Cero en la que afirmó que es "lógico" que sean las direcciones autonómicas las que organicen y prometió que no interferirá en las decisiones de sus candidatos para la formación de gobiernos.

Fortalezas nacionales

El bipartidismo entre PP y PSOE es en cambio la fórmula para disputar las convocatorias electorales que celebrarán gallegos y vascos. Los estrategas 'populares' creen que darle un sesgo nacional a la cita autonómica potencia sus fortalezas y acentúa las debilidades de sus adversarios socialistas. En el País Vasco, el partido de Antonio Basagoiti es minoritario pero si se sitúa en la perspectiva española adquiere una relevancia que le permite hablar de un posible vuelco electoral en el gobierno de Vitoria. En Galicia, Alberto Núñez Feijóo aparcará viejas pretensiones 'galeguistas' para buscar el cara a cara con los socialistas de Emilio Pérez Touriño, dejando a un lado a los nacionalistas del BNG. "Así se verán las contradicciones de los socialistas", apunta una fuente del equipo electoral 'popular'.

Los candidatos a la 'Xunta' y la 'Lendakaritza', Alberto Núñez Feijóo y Antonio Basagoiti, pidieron el pasado lunes, en la reunión de la Junta Directiva Nacional, la implicación en sus respectivas campañas de los dirigentes nacionales, 'barones' regionales y alcaldes de grandes ciudades. Habrá visitas, mítines y actos políticos pero también reuniones de los comités de dirección, de presidentes autonómicos y alcaldes. Para todos ellos, un buen resultado del PP en ambas convocatorias es clave porque sería el primer paso para llegar en una posición más cómoda a las europeas y después a las municipales y autonómicas.

La consigna es acusar de parálisis e incompetencia al Gobierno de Rodríguez Zapatero, denunciar los efectos de la crisis económica y poner de manifiesto las contradicciones en las que puedan incurrir los socialistas en los distintos territorios. La búsqueda de diferencias entre los socialistas gallegos, vascos o del resto de España irá en paralelo con la defensa de PP con claro perfil nacional. Lo dijo la secretaria general del partido, María Dolores Cospedal: "Somos el único partido nacional, ésa es nuestra seña de identidad, que tenemos un discurso nacional".

Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón, Francisco Camps, María Dolores Cospedal y Javier Arenas son fichajes seguros para ambas campañas. El equipo de la vicesecretaria de Organización, Ana Mato, se esmera en encajar las fechas de los distintos viajes para que no coincidan y todos puedan estar en las dos autonomías en elecciones. Idéntica labor se les plantea con la agenda de Rajoy, que alquilará un avión privado para poder moverse en por la cornisa y mantener una presencia permanente en ambas comunidades.

Mariano Rajoy pegará carteles en una calle del País Vasco en la media noche del próximo jueves, 12 de febrero. El primer día del recorrido electoral, estrenará la campaña gallega en compañía de Núñez Feijóo y también estará en el mitin de cierre en su tierra, después de haber almorzado en Euskadi.

Etiquetas