Despliega el menú
Nacional

INMIGRACIÓN

El dispositivo desplegado en Perejil no halla cadáveres ni supervivientes de la patera naufragada

El dispositivo desplegado alrededor del islote de Perejil por las autoridades marroquíes con la colaboración de medios aéreos y marítimos españoles para localizar a los pasajeros desaparecidos de la patera que este sábado naufragó en la zona no ha localizado ningún cadáver ni superviviente en su segunda jornada de trabajo, aunque el lunes volverá a la zona. El patrullero de la Armada española F-114 se ha incorporado también a las labores de búsqueda de los inmigrantes desaparecidos.

Los equipos de Salvamento Marítimo, Guardia Civil y la Cruz Roja Española que participan en el dispositivo de búsqueda de inmigrantes en las inmediaciones de Ceuta han reanudado la búsqueda después de que anoche tuviera que ser suspendida ante la falta de luz. En el dispositivo participa Salvamento Marítimo, el Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Ceuta y Algeciras (Cádiz) y una patrullera de la Armada con sede en la ciudad autónoma.

Los medios movilizados volvieron a primera hora a la zona donde este sábado se localizaron los cuerpos de ocho inmigrantes fallecidos, siete de ellos mujeres, y once supervivientes. Tres de los subsaharianos supervivientes del naufragio fueron dadas de alta del hospital de Tánger esta pasada noche tras haber sido ingresadas con síntomas de hipotermia y cansancio. Las tres mujeres se encuentran en buen estado de salud y han sido puestas a disposición policial.

A lo largo del día, los once inmigrantes subsaharianos que fueron rescatados con vida pasaron a disposición de la Fiscalía marroquí. Varias ONG que trabajan con inmigrantes subsaharianos en Marruecos subrayaron que lo más probable es que finalmente los supervivientes del naufragio sean enviados a la frontera con Argelia, a la altura de Oujda, para ser expulsados fuera del país.

Ayuda de la Armada

Durante la jornada, que volvió a estar presidida por la benigna climatología, destacó la incorporación a las tareas de rescate de la embarcación F-114 de las Fuerzas Armadas, adscrita a los medios de la Comandancia General militar de Ceuta. El patrullero se ha sumado a los medios dispuestos por Salvamento Marítimo, la Guardia Civil y la Cruz Roja para rastrear la zona próxima al naufragio en colaboración con la Marina marroquí, ya que el naufragio se produjo en aguas jurisdiccionales de Marruecos.

Durante el sábado, la Guardia Civil localizó un muerto (varón) mientras que la embarcación de salvamento 'El Puntal' halló a otros siete más, todos ellos mujeres, que han sido trasladados hasta Marruecos.

Las labores de rastreo se iniciaron a las 9.20 cuando el helicóptero de la Guardia Civil avistó una lancha que estaba hundiéndose cerca de la isla de Perejil, activándose el dispositivo de búsqueda. La Delegación del Gobierno no ha señalado el número de personas que han podido desaparecer aunque fuentes de la Cruz Roja en Tarifa (Cádiz) han indicado que en la embarcación viajaban unas 60 personas.

Además, por el testimonio de algunos supervivientes se ha averiguado que el pilotaje de la embarcación correspondía a uno de los inmigrantes que habían comprado plaza en el pasaje, precariamente instruido para la travesía. Esta táctica es la que usan habitualmente las mafias para evitar las penas de cárcel en España que les caen a los patrones de las pateras. El número de cadáveres rescatados del agua ha provocado que sea uno de los sucesos más graves de este tipo de los ocurridos en el presente año.

Se investiga si la patera sufrió una colisión. Uno de los supervivientes del naufragio indicó que la lancha en la que iban fue embestida por un barco de mayor tamaño. Extremo éste que no ha podido ser confirmado por el momento en fuentes oficiales.

Etiquetas