Despliega el menú
Nacional

POLÍTICA

Cien días de Gobierno enturbiados por la crisis

Zapatero ha visto cómo se ha rebajado la tensión con el PP, pero la situación económica dificulta su gestión política

Los primeros 100 días del Gobierno surgido de las elecciones del 9 de marzo han servido para rebajar la tensión con la oposición y dar pasos en favor de la unidad en asuntos de Estado, aunque la crisis económica ha ensombrecido la nueva etapa de José Luis Rodríguez Zapatero en la Moncloa. La investidura, lograda el 11 de abril en segunda votación y con el único respaldo del PSOE, fue un presagio del pleno del Congreso del pasado 2 de julio, en el que la oposición le exigió en bloque que reconociera la situación económica y actuara.

Zapatero no pierde la confianza y pide esperar a ver los efectos de las más de 40 medidas adoptadas por su Gobierno en estos 100 días, pero la inflación, el paro, la subida del Euribor y el desplome de la construcción han situado la economía en el eje de la confrontación política. El Gabinete Zapatero sufre el acoso de unos datos económicos mucho más negativos de lo inicialmente previsto y, acostumbrado a encontrar apoyos parlamentarios con relativa facilidad, ha tenido que asumir la reticencia de los grupos en la oposición a aparecer ahora como compañeros de viaje. A eso hay que sumar que la popularidad del jefe del Ejecutivo se encuentra, según varias encuestas, claramente mermada.

Por eso, partido y Gobierno preparan una ofensiva de comunicación que pasa, en primer lugar, por cambiar el discurso y admitir sin ambages que España se enfrenta a una situación difícil que requiere la colaboración de todos. El pasado jueves se supo que, a diferencia de 2004, el PSOE tiene previsto celebrar la próxima semana un evento conmemorativo de los 100 primeros días de Gobierno para que Zapatero trate de poner en valor su gestión frente a una crisis económica que hasta poco la Moncloa negaba.

Puntos de encuentro

En este periodo, es llamativo que la lucha antiterrorista, gracias también a la renovación vivida en el PP, ha salido del debate partidario, y el mayor golpe asestado por ETA en la legislatura -el asesinato del guardia civil Juan Manuel Piñuel al explotar una furgoneta bomba junto al cuartel de Legutiano (Álava)- no hizo sino reforzar el consenso. Días después, la Guardia Civil y la Policía francesa detenían en Burdeos a la cúpula de la banda terrorista, encabezada por Francisco Javier López Peña, "Thierry".

El segundo punto de encuentro fue la decisión del Gobierno y del PP de recurrir de inmediato ante el Tribunal Constitucional la ley promovida por el lendakari, Juan José Ibarretxe, para convocar una consulta popular en el País Vasco.

Los dos principales partidos han dado pasos también para lograr la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional. Zapatero confía en que la reunión que mantendrá el miércoles con Mariano Rajoy en la Moncloa levante el bloqueo que impide el normal funcionamiento de las dos instituciones, y espera avanzar igualmente en la reforma del modelo de financiación autonómica.

En su Ejecutivo, por primera vez en la historia con más mujeres que hombres, la crisis ha llevado al vicepresidente económico, Pedro Solbes, a acaparar los focos que antes rodeaban a la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, pero tampoco ha pasado desapercibida la titular de Igualdad, Bibiana Aído.

Perfil bajo

El XXXVII Congreso Federal del PSOE, que situó a Leire Pajín como número tres, abrió la puerta a una futura ley de plazos para el aborto y a una reforma que permita el voto de los inmigrantes en las municipales. A raíz del cónclave, el PSOE ha recuperado la iniciativa política, si bien este arranque de legislatura ha tenido un perfil bajo y contrasta con el de la anterior, cuando el Ejecutivo desplegó una amplia panoplia de medidas efectistas y propuestas legislativas con fuerte carga ideológica, como el matrimonio homosexual o el resarcimiento moral a las víctimas del franquismo.

Desde el exterior, el primer sobresalto llegó a los diez días de la investidura, con el secuestro de la tripulación del pesquero 'Playa de Bakio' en aguas de Somalia. Seis días después, el Ejecutivo se apuntó el tanto de la liberación sin incidentes (nada dijo del rescate).

La Cumbre América Latina-UE de Lima permitió también normalizar las relaciones con Venezuela, y Europa decidió, de acuerdo con las tesis españolas, levantar las sanciones a Cuba. Dentro de la Unión volvieron a surgir las dudas con el no irlandés al Tratado de Lisboa, ratificado por España esta semana, y el Gobierno se volcó en la Unión por el Mediterráneo lanzada por Nicolas Sarkozy.

En su último periplo antes de las vacaciones, Zapatero realizó la primera visita a Marruecos de la legislatura y admitió la necesidad de esfuerzos para cortar las nuevas rutas de las mafias.

Más allá de la labor gubernamental, la actualidad del inicio de legislatura ha estado en la situación interna del PP, ante la cual Rajoy ha salido airoso y ha tratado de continuar con su labor de oposición, principalmente en materia económica. Así, Rajoy ha propuesto al Gobierno medidas económicas para salir de la crisis, ha reivindicado la herencia ahora "dilapidada" que dejó el PP y su "magnífica gestión económica" durante ocho años y ha criticado la ausencia de medidas urgentes.

Etiquetas