Despliega el menú
Nacional

EXTERIORES

Blair cree que la paz en el País Vasco pasa por marcar unas reglas antes de iniciar el diálogo

El ex premier británico dio ayer una conferencia en Barcelona, en qué abordadó los retos de la globalización y el auge de China.

El ex primer ministro británico Tony Blair felicitaba "a quienes han intentado la paz" en el País Vasco, pero ha subrayado que, antes de iniciar un diálogo para lograr el fin del terrorismo, es prioritario marcar unas reglas en las que la violencia no tenga cabida alguna como premisa.

Blair hacía esta afirmación en Barcelona, en el marco de una conferencia en la que abordaba los retos de la globalización y el auge de nuevas potencias como China y la India.

La cuestión del terrorismo vasco le era planteada por el presidente del Consejo General de la Corporación Mondragón, José María Aldecoa, a raíz del décimo aniversario de los acuerdos del Viernes Santo de 1998 para un acuerdo de paz en Irlanda del Norte.

Blair iniciaba su respuesta felicitando "a todos los que han intentado la paz" en el País Vasco, pero recordaba que, en el caso de Irlanda del Norte, el diálogo fue posible sólo porque previamente se habían marcado unas reglas.

"Logramos el diálogo porque hubo un acuerdo antes en torno a las reglas, y una es que la violencia no tiene cabida como premisa", afirmaba Blair ante un auditorio integrado por unas dos mil personalidades, principalmente del mundo empresarial y político.

Entre el público asistente figuraba la Infanta Cristina, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el presidente de CiU, Artur Mas, y representantes del arco parlamentario catalán.

Blair también entraba en la cuestión de Gibraltar, en este caso plateada por el ex ministro de Asuntos Exteriores español Josep Piqué, al asegurar que, pese a que España y el Reino Unido seguirán hablando de Gibraltar, las relaciones entre ambos países "deben ser más amplias y no centrarse sólo en esto".

Por otra parte, el ex mandatario británico se pronunciaba a favor de promover la estabilidad política en China, "sin ánimo de minimizar los sucesos del Tíbet".

Blair se refería a China y a India como los nuevos actores pujantes en el escenario mundial, un marco globalizado y en proceso de cambio en que las potencias europeas deben adaptarse con rapidez.

Respecto al cambio climático abogaba por una solución global y compartida por todos los países, al entender que si Europa controla sus emisiones y no hacen lo propio potencias emergentes como China, no se logrará un buen resultado.

En cuanto a la crisis financiera internacional, afirmaba que la mejor respuesta es la cooperación internacional, y aseguraba que no cree conveniente "sobrerregular" los flujos económicos para responder a este escenario económico.

La multinacional tecnológica estadounidense EDS, la firma de búsqueda de directivos Seeliger y Conde, el bufete de abogados Cuatrecasas, el grupo de instalaciones Abantia y la consultora inmobiliaria Newland eran  los organizadores del acto.

Etiquetas