Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

DEBATE SOBRE LAS AUTONOMÍAS

Aznar defiende una España sin «miniestados»

«Negar que las comunidades autónomas tienen problemas graves que hay que abordar de inmediato es hacer un ejercicio de irresponsabilidad impropio de un país serio y que aspire a proyectar confianza", ha exclamado.

El ex presidente del Gobierno José María Aznar
Aznar: "España podría ser intervenida"
EFE

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha advertido de la aspiración de las comunidades autónomas de convertirse en «miniestados» y de que con esta pretensión España no podrá competir con éxito «ni en Europa ni en el mundo».

Aznar ha hecho estas manifestaciones en la presentación de un estudio de la fundación que preside, FAES, titulado «Por un Estado autonómico, racional y viable», en un acto en el que también ha intervenido la secretaria general del PP, María Dolores De Cospedal.

Hoy, por tercera vez en un mes, Aznar ha vuelto a referirse al modelo autonómico. Mientras que en León, en un acto del PP, afirmó que el modelo autonómico era inviable política y económicamente, en Sevilla, también en un acto del partido, acusó al Gobierno de llevar el sistema al «borde del precipicio».

Y en esta tercera ocasión Aznar ha defendido la reforma del modelo para resolver los problemas que tienen las comunidades, una propuesta a la que se ha sumado De Cospedal, quien ha exigido una modificación «racional» ante el excesivo gasto en el que han incurrido las administraciones, que han confundido «lujo con necesidad».

España, ha aseverado Aznar, no puede mostrarse al exterior como «un territorio fragmentado, enfrentado, inseguro y escasamente previsible», consecuencia de convertir «la diversidad territorial» en un «viaje hacia ninguna parte».

Ha recordado que el modelo del Estado nace de la Constitución y, por tanto, «no puede quedar a merced del aventurerismo político de mayorías pasajeras» y debe evitar «nostalgias premodernas por fórmulas confederales», ya que ninguna de las planteadas ha arrojado las ventajas por las que abogaban.

Una intención que el ex presidente ha atribuido a los nacionalismos independentistas y a la izquierda por su interés en el «desbordamiento de la Constitución».

Todavía hoy hay «quien sigue patrocinando un destructivo juego» entre administraciones central y autonómicas, que más que beneficiar, perjudica, y «quienes trabajan a favor de un Estado residual» por considerar que es «el único deseable».

Frente a esas propuestas «temerarias», Aznar ha defendido la Constitución como marco de configuración del modelo de Estado y ha apostado por afrontar la reforma bajo el paraguas de la Carta Magna.

Con la reforma se garantizaría el Estado de bienestar, se estimularía la competencia institucional entre territorios y se aprovecharían «las economías de escala» para competir con éxito en el exterior.

Unos objetivos que, a su juicio, nunca será viables con comunidades autónomas «aspirando a convertirse en miniestados».

«Si queremos seguir formando parte del proyecto europeo debemos resolver, entre otros, los problemas de nuestro Estado autonómico, porque de lo contrario tendremos dificultades crecientes para seguir anclados en el euro», ha proclamado.

Austeridad y ahorro del gasto público

Por su parte, De Cospedal ha afirmado que en los últimos tiempos muchas administraciones han confundido «el lujo con la necesidad», lo que hace necesaria una «reforma racional» del modelo autonómico.

La «número dos» del PP ha enfrentado los gastos imprescindibles de Sanidad, Educación o servicios sociales, con los superfluos que provienen de «17 plantas autonómicas que reproducen la planta del Estado».

De este modo, ha denunciado que haya 17 Defensores del Pueblo, 17 tribunales de Cuentas, 17 organismos reguladores de la competencia, 17 televisiones públicas... y todo ello acompañado por el gasto en coches oficiales o asesores. «Un lujo imperdonable en tiempos de crisis», ha sentenciado.

Uno de los autores del estudio, el diputado Gabriel Elorriaga, ha advertido de que, a mayor descentralización, se produce un menor crecimiento económico, como ha ocurrido en otros países.

Además, a mayor descentralización, ha añadido, «mayores dificultades» para reaccionar a las épocas de crisis.

También ha intervenido en el acto el candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y ha defendido la tercera descentralización en favor de las corporaciones locales para que éstas tengan más recursos y puedan ejercer sus competencias con eficiencia.

Zoido ha criticado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por dar prioridad a los pactos con las fuerzas nacionalistas en lugar de garantizar la suficiencia financiera de los entes locales.

Etiquetas