Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

CONVENCIÓN NACIONAL DEL PP

Aznar dice que España no está para bromas ni "pinganillos"

El ex presidente del Gobierno ha asegurado este viernes que la situación de España no está para "bromas" acerca de si el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se va o se queda.

Mariano Rajoy y el presidente de Honor, José María Aznar.
Aznar acusa al Gobierno de llevar el modelo autonómico al borde de precipicio
EFE

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha asegurado este viernes que la situación de España no está para "bromas" acerca de si el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se va o se queda y tampoco "para aguantar la broma de los pinganillos" en el Senado con la traducción simultánea en el uso de las lenguas cooficiales. Según ha recalcado, España está "para trabajar en serio".

En la apertura de la Convención Nacional del Partido Popular que se celebra este fin de semana en Sevilla, Aznar ha terciado así en el debate abierto estas semanas en las filas socialistas acerca de si el presidente del Gobierno repetirá o no como candidato del PSOE en las próximas elecciones generales.

Aznar ha afirmado que los españoles desean en las elecciones autonómicas y municipales de mayo la victoria del PP y "hasta los socialistas lo saben aunque no quieran reconocerlo". "Y en vez de mirar de frente a los problemas, se entretienen con líos que sólo a ellos les interesan. En otras circunstancias, entretenerse podría tener su gracia y podría tener su gracia alimentar debates sobre quien sabe cuándo se irá, o si se irá quien tendría que haberse ido ya", ha enfatizado.

"Pero la situación de España no está para bromas ni, por cierto, para aguantar la broma de los pinganillos. Está para trabajar en serio", ha manifestado tajante el también presidente de la Fundación FAES, cosechando el aplauso de los más de mil militantes que le seguirán en el plenario del cónclave.

"La gente se fía del PP"

Según ha dicho, "la gente se fía" del PP y "va a confiar ampliamente en el PP" en los comicios de mayo. "Podemos retomar para España la historia del éxito que iniciamos todos los españoles en la Transición", ha enfatizado, tras recordar a los presentes que también en Sevilla iniciaron en 1990 "un camino de apertura" a la sociedad y de integración de millones de españoles en el proyecto del PP.

"Hoy, Sevilla es, además, un referente de futuro y expresa nuestro compromiso de recuperar la ilusión frente al desánimo; la estabilidad frente a la incertidumbre; la credibilidad frente a la desconfianza; la normalidad frente a la extravagancia; la unidad y la concordia frente a la división y el sectarismo; el reformismo frente a la resignación; la movilidad social frente a los privilegios; y la prosperidad frente al empobrecimiento", ha apostillado.

El ex jefe del Ejecutivo ha afirmado que España no necesita un "transformista de la política", sino "un presidente reformista" y "un gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy".

Dicho esto, se ha dirigido al líder del PP para decirle que puede contar con él en "lo que pueda ser de alguna ayuda, como un militante más", en "la gran tarea de sacar a España del paro, del retroceso social y del deterioro institucional", y "ponerla de nuevo en el camino del éxito". Al término de su discurso, Rajoy ha subido a la tribuna y ambos se han dado un fuerte abrazo.

Etiquetas