Nacional
Suscríbete

política

El Gobierno afronta dos semanas críticas para desactivar la bomba del 'solo sí es sí'

Los socios de la coalición van de cabeza a un choque de consecuencias imprevisibles en vísperas de una fecha tan cargada de significado como el 8M.

Sesión de control copada por el espionaje.
Sesión de control copada por el espionaje.
Juan Carlos Hidalgo

«Aquí cada semana tiene su crisis». El comentario, hecho con cierta sorna por un alto cargo del Gobierno con un papel clave en la difícil tarea de mantener engrasada la relación entre los socialistas y sus aliados parlamentarios, expresa a las claras hasta qué punto Pedro Sánchez pecó de ingenuidad cuando, aprobados los Presupuestos, dio orden a los suyos de pisar el acelerador para intentar sacar adelante, antes del cierre de 2022, todas las iniciativas estancadas en el Parlamento y susceptibles de generar ruido. El objetivo no era otro que poder dedicar el primer trimestre de 2023, antes de los comicios autonómicos y municipales del 28 de mayo, a 'vender' datos económicos y políticas sociales. A cien días para los comicios, la coalición vive uno de sus momentos más delicados a cuenta de la reforma de la ley del 'solo sí es sí' y, si nada lo remedia en las próximas semanas, el 7 de marzo sus dos partidos escenificarán en el Congreso una colisión de consecuencias imprevisibles.

Sánchez trató este mismo viernes de minimizar de nuevo el riesgo de una ruptura. Pero el mero hecho de que, por tercera vez en apenas diez días, tuviera que lanzar el mismo mensaje es en sí mismo un signo revelador. Desde que el pasado 6 de febrero, movido por la alarma social que ha generado el más de un millar de rebajas de condena por agresión sexual, ordenó al PSOE registrar en solitario una proposición de ley para cambiar la norma estrella del Ministerio de Igualdad, no ha habido el más mínimo acercamiento de posturas. Al contrario. Las críticas vertidas por Podemos contra sus socios y contra el propio jefe del Ejecutivo han llegado a niveles de partido de la oposición.

La sensación de fractura es de tal envergadura que el PNV se ha atrevido ya a verbalizar lo que en el PSOE muchos se malician en privado desde hace días: que la formación que dirige Ione Belarra, con Pablo Iglesias aún como satélite influyente, pueda estar tratando de forzar un adelanto electoral que Sánchez jamás ha querido siquiera considerar. En su mente siempre ha estado aprovechar la presidencia de turno de la UE, que España asumirá desde julio hasta final de año, como trampolín electoral para las generales de diciembre.

El socio minoritario del Gobierno no reconoce tener tan perversas intenciones, pero lo que sí afirman fuentes de la dirección de Podemos es que tienen pocos incentivos para ceder. Están convencidos de que tanto el grueso del movimiento feminista (que también ha vivido su propia quiebra en esta legislatura) como el electorado de izquierdas se sienten más identificados con su negativa a modificar la ley del 'solo sí es sí' en los términos planteados por el PSOE que con la iniciativa elaborada por Justicia, que, en la práctica, vuelve al modelo anterior («el de La Manada», se encargan de subrayar).

Calendario adverso

Los socialistas han dejado caer ya en varias ocasiones que no se frenarán si su única opción para acabar con la «alarma social» generada por la entrada en vigor de la norma es el PP. De momento, el primer partido de la oposición es, junto al PNV y el PDeCAT, el único que ha dado muestras de estar dispuesto a prestarle sus votos. Pero el calendario y los ritmos parlamentarios ha puesto a Sánchez en una tesitura aún más endiablada de lo que habría cabido esperar. El debate de toma en consideración de su propuesta se celebrará ni más ni menos que en víspera del 8-M, Día de la Mujer. Y los morados juegan con la hipótesis de que el PSOE no se arriesgará a ir de la mano de los populares en una fecha con tanta carga simbólica.

Este martes, el PSOE ya maniobró en vano en la Junta de Portavoces para intentar adelantar la votación dos semanas. Les queda la opción de forzar la celebración de un pleno extra con su reforma como único punto en el orden del día. Fuentes del Gobierno no lo descartan, pero la decisión está en manos de Sánchez. En su entorno, en todo caso, son perfectamente conscientes de que Podemos no se moverá antes de ese día. Y es probable que tampoco después. Sus esperanzas están puestas en que ERC o Bildu presenten alguna enmienda, ya con el trámite en marcha, que permita acercar posturas. Pero estos partidos ya han dejado claro que no apoyarán nada que no cuente con el Ministerio de Igualdad.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión