Nacional
Suscríbete

ataque terrorista

El yihadista sembró el pánico con su machete dentro y fuera de las iglesias

"En vez de morir yo, ha muerto él", se ha lamentado esta noche, en declaraciones, el párroco de una de las dos iglesias en las que el marroquí Yasin Kanza ha irrumpido esta tarde con un gran machete, ocasionando, además de la muerte del sacristán, heridas a otras cuatro personas.

Algeciras
Algeciras
Agencias

El marroquí Yasin Kanza sembró el pánico dentro y fuera de las dos iglesias de Algeciras (Cádiz) que recorrió esta tarde con un machete de grandes dimensiones, durante el ataque en el que mató a un sacristán e hirió a cuatro personas, entre ellas un sacerdote salesiano.

Una madre y una hija que se lo encontraron por la calle, caminando con un machete de grandes dimensiones, se sintieron tan atemorizadas al verle que decidieron refugiarse en la Iglesia de San Isidro, en la que en ese momento el sacerdote salesiano Antonio Rodríguez, de 74 años, celebraba la eucaristía de las siete de la tarde.

Pero el hombre entró en la iglesia, y pasó cerca de ellas gritando. Las dos mujeres alcanzaron a huir, mientras escuchaban cómo la gente que se había quedado en ella comenzaba a gritar, aterradas mientras el individuo apuñalaba al sacerdote.

Otra mujer que estaba en ese momento en misa y que acababa de comulgar, vio al hombre entrar en la iglesia gritando: "por Alá, Por Alá, que no nos moviéramos".

Aunque todo el mundo se quedó quieto, ella, junto a otras dos mujeres, pensó "o nos vamos, o nos pilla aquí" y entonces decidieron huir corriendo del templo hasta refugiarse en una peluquería cercana, desde la que llamaron a la Policía.

En su huida, escucharon también los gritos de horror de la gente que estaba en la iglesia.

Tras dejar herido al cura Antonio Rodríguez, de 74 años, el agresor se dirigió a la Iglesia de Nuestra Señora de La Palma, en la céntrica Plaza Alta de Algeciras.

En el camino también sembró la alarma entre los vecinos que le veían caminar con el arma en la mano.

Accedió a la iglesia y, tras causar diversos destrozos, atacó al sacristán Diego Valencia, quien logró salir del templo. En su exterior fue alcanzado por el atacante, que le asestó las puñaladas mortales. Otras tres personas han resultado heridas, aunque de momento se desconoce su estado. Después, el hombre se dirigió a la Capilla de Europa, un templo ubicado frente al anterior y aporreó la puerta, pero como la iglesia estaba cerrada, se marchó.

Varias habían sido las llamadas que habían alertado a la Policía de la presencia del atacante, que finalmente fue detenido en las inmediaciones de la Plaza Alta, donde había dejado muerto al sacristán. 

El párroco de Algeciras cree que el atacante quiso matarle a él

El párroco de la Iglesia de La Palma de Algeciras (Cádiz), Juan José Marina, cree que el atacante que esta tarde entró en el templo y mató al sacristán debió pensar que la víctima era el cura.

"En vez de morir yo, ha muerto él", se ha lamentado esta noche, en declaraciones, el párroco de una de las dos iglesias en las que el marroquí Yasin Kanza ha irrumpido esta tarde con un gran machete, ocasionando, además de la muerte del sacristán, heridas a otras cuatro personas.

El atacante llegó "corriendo" a la Iglesia de La Palma, después de irrumpir en la capilla de San Isidro de la Iglesia de Santa María Auxiliadora. Allí, tras romper varias cosas, apuñaló al vicario salesiano Antonio Rodríguez, de 74 años, que estaba celebrando en ese momento la eucaristía de las siete de la tarde.

Tras dejarle herido fue a la Iglesia de La Palma, donde hacía poco se había acabado la eucaristía y el sacristán Diego Valencia estaba recogiendo la mesa del altar, mientras algunos feligreses rezaban.

"Entonces este hombre entró por la puerta dando gritos, se dirigió al sacristán. Él le dijo que iba a llamar a la Policía y ahí le dio el primer machetazo", cuenta el párroco.

El sacristán logró salir de la iglesia, posiblemente para pedir ayuda, pero el atacante le alcanzó y le mató, cuenta el párroco.

Juan José Marina había dado la misa en otra iglesia, y un compañero la había celebrado en su parroquia poco antes de que sucediera el ataque.

"Es una situación desconcertante al máximo. Esto es muy duro", se lamentaba el párroco. Cree que nunca antes había visto por la iglesia a Yasin Kanza, quien permanece bajo custodia policial. La Policía ha realizado un registro en una vivienda de Algeciras, posiblemente relacionada con el detenido.

Condena de la Comisión Islámica

La Comisión Islámica de Melilla (CIM) ha condenado “en la forma más enérgica” el “violento ataque terrorista sufrido en tres iglesias de Algeciras” y ha mostrado su deseo de que “caiga el peso de la ley sobre quienes atentan contra la vida y la paz social”.

En un comunicado, firmado por el presidente de la CIM, Hasan Laaboudi, la entidad islámica melillense ha dicho sentirse “profundamente consternada” por este hecho y se ha unido en el dolor “a las familias de quienes fueron víctima de la crueldad y la sinrazón”.

De esta manera, la CIM muestra su “más sentido pésame y apoyo” en estos “momentos de profunda tristeza”.

También se han producido reacciones en el ámbito político de Melilla, entre ellas la del presidente del Gobierno regional, Eduardo de Castro, que a través de Twitter ha expresado su “más enérgica condena por este terrible crimen”.

De Castro ha dejado claro que “los actos de odio y la intolerancia no tienen cabida en nuestra sociedad”.

Asimismo, ha expresado sus “sinceras condolencias” a los familiares del sacristán asesinado “en el terrible ataque de Algeciras”, y su deseo de una pronta recuperación de los heridos.

Coalición por Melilla (CPM), principal partido del Ejecutivo melillense, también ha utilizado la red social para publicar un mensaje de apoyo a los familiares de las víctimas “de la tragedia ocurrida en Algeciras” en la tarde de este miércoles.

“Nos sentimos profundamente consternados y rechazamos todo tipo de violencia y actos de terror”, ha agregado CPM.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión