Nacional
Suscríbete por 1€

Marlaksa reitera: "Fue un ataque violento y organizado de 2.500 inmigrantes"

El ministro de Interior ha respondido este miércoles a las preguntas de algunos grupos parlamentarios sobre lo sucedido el pasado viernes en Melilla.

Fernando Grande-Marlaka, ministro de Interior, este miércoles en el Congreso.
Fernando Grande-Marlaka, ministro de Interior, este miércoles en el Congreso.
Javier Lizón

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha vuelto a lamentar los hechos del pasado viernes, 24 de junio, en la valla de Melilla con Marruecos en los que murieron 37 personas de origen subsahariano, según las oenegé, pero también ha reiterado que fue un "ataque violento" protagonizado por 2.500 migrantes organizados y provistos de medios "peligrosos".

Las muertes en la frontera de Melilla y la actuación policial tanto de las fuerzas de seguridad españolas como de la Gendarmería marroquí han centrado este miércoles las preguntas al ministro del Interior en la sesión de control al Gobierno donde PP y EH Bildu han coincidido en criticar las explicaciones dadas hasta el momento por el Ejecutivo.

También el diputado del PNV, que ha preguntado por las medidas del Gobierno para evitar el fallecimiento de migrantes en la frontera del río Bidasoa con Francia, se ha referido a los sucesos entre Melilla y Nador.

"Las imágenes son estremecedoras y deberían sacudir la conciencia pero el presidente Sánchez dijo que la situación estaba bien resuelta", ha reprochado el diputado y secretario general del PP en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro.

También el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu ha recordado las palabras de Pedro Sánchez y las del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que declaró, ha dicho, estar "conmocionado" por las imágenes de la actuación policial.

Desde el PNV Iñigo Barandiaran ha asegurado que "lo que ha sucedido en una y otra frontera no se debiera poder repetir y mucho menos justificar y mucho menos que lo haga un presidente del Gobierno", lo que ha provocado la respuesta del ministro, que le ha pedido -sin éxito- que retirase esas palabras.

A los tres parlamentarios Grande-Marlaska ha aclarado que Pedro Sánchez "en modo alguno, nunca ha justificado ninguna vulneración de derechos fundamentales" sino "su solidaridad con los migrantes fallecidos" al intentar saltar la valla de Melilla.

"Usted no responde y se lo vuelvo a preguntar. ¿Qué opina de la actuación policial?", ha incidido Iñarritu que, sin embargo, no ha obtenido respuesta del ministro, que ha eludido responder antes de reiterar sus condolencias a los fallecidos así como sus deseos de recuperación para los 50 guardias civiles heridos y unos 140 gendarmes marroquíes en el "ataque a la frontera hispano-marroquí y también frontera europea".

Grande-Marlaska ha vuelto de nuevo a dejar claro que ningún Estado puede aceptar ataques violentos a sus fronteras ni a sus fuerzas de seguridad, una postura que, ha defendido, está alineada con una "política migratoria seria, en el seno de la Unión Europea para garantizar flujos legales y ordenados y que luche contra las mafias", todo ello con pleno respeto a los derechos humanos.

En sus respuestas el ministro ha apuntado que en lo que va de año más de 2.000 guardias civiles han resultado heridos por asaltos violentos en las fronteras de Ceuta y Melilla y ha negado las afirmaciones de Iñarritu sobre la actuación de guardias civiles en territorio marroquí y de las fuerzas policiales del país vecino en Melilla.

"Son falsedades y, salvo existencia de prueba, no debe repetirlo", le ha apuntado el ministro que ha subrayado el cumplimiento "escrupuloso de la ley" por partes de los agentes.

Grande-Marlaska ha incidido en calificar los hechos del pasado viernes como un ataque violento de personas que asaltaron en un grupo de 2.500, un asalto -ha dicho- que "no fue de improviso", sino protagonizado "con un acuerdo previo y con medios peligrosos contra los agentes".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión