Nacional
Suscríbete

La Audiencia Nacional condena a Bárcenas y al PP por pagar en negro las obras de la sede del partido en Génova

Condena al ex tesorero a dos años de cárcel y al partido como responsable civil subsidiario.

El edificio de la calle Génova, 13 de Madrid donde tiene su sede el PP.
El edificio de la calle Génova, 13 de Madrid donde tiene su sede el PP.
Ricardo Rubio / Europa Press

La sentencia de la Audiencia Nacional por las obras de la sede del PP condena al partido político como responsable civil subsidiario por 123.669 euros defraudados en el Impuesto de Sociedades en el año 2007 por en el pago de esa reforma con dinero b.

La Audiencia ha condenado a dos años de cárcel al extesorero del PP Luis Bárcenas por abonar a la empresa Unifica una cantidad de 1.072.000 euros por las obras realizadas en la sede central del PP, en la calle de Génova de Madrid, “al margen de la facturación y la contabilidad oficial y no declarados a la Hacienda pública”.

El tribunal considera que no consta que el PP, a través de sus órganos directivos, ejerciera un control adecuado sobre la gestión del gerente Luis Bárcenas en la fecha de los hechos, siendo las medidas adoptadas por la formación política, tanto respecto de aquél como de auditoría interna y promoción de iniciativas legislativas relativas a la financiación de partidos políticos, posteriores a la fecha de comisión de los hechos enjuiciados.

En consecuencia, por la cuota defraudada en el Impuesto de Sociedades de 2007 por importe de 870.521,32 euros, deben indemnizar de forma conjunta a la Hacienda pública el arquitecto de Unifica Gonzalo Urquijo y su socia Belén García y de modo subsidiario Unifica y Bárcenas, pero limitada a la parte de cuota procedente de los pagos en b que fueron ingresos no declarados (380.520 euros de las obras de las plantas 2ª y 5ª), calculada en 123.669 euros.

"Y, de modo subsidiario, el Partido Popular, al haberlos cometido como gerente de dicha formación política", añade la sentencia.

Por contra, absuelve al PP de la acusación de delito fiscal en 2008, al aceptar la falta de legitimación de las acusaciones populares para sostener en solitario la acusación contra el PP como responsable civil subsidiario del que no acusaban ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado.

En cualquier caso, deja claro el tribunal que, de la valoración de la prueba practicada en el juicio oral, fundamentalmente la documental, así como las declaraciones periciales de los funcionarios de la Agencia Tributaria y un perito de la defensa, “no puede considerarse acreditada la comisión de dicho delito fiscal”.

La sala explica que el destino de las donaciones ha sido, conforme a lo acreditado, el traspaso a la cuenta de donativos oficial, desde donde se atendían gastos de funcionamiento del partido, y al pago de parte de las obras de la sede central, es decir, al objeto y finalidad del partido. Por tanto, han de ser consideradas exentas de declaración en el Impuesto de Sociedades de 2008, lo que lleva a concluir en la inexistencia de delito fiscal por la falta de presentación de dicha declaración.

“No hay pues delito fiscal porque estamos ante rentas exentas y, subsidiariamente, aun en la hipótesis de considerarlas parcialmente exentas, aplicando un criterio que no se corresponde con la prueba como es considerarlas actividad económica, la cuota defraudada resultante sería muy inferior al límite penal”, indica.

Queda absuelto tanto de los hechos relativos a 2007 como de los de 2008 el entonces gerente del partido, Cristóbal Páez.

PP guarda silencio ante las críticas de PSOE, Podemos y Cs

Entre críticas de PSOE, Podemos y Ciudadanos, el PP de Pablo Casado guarda silencio y no hará valoraciones.

Cuando las noticias sobre este juicio coparon los titulares en febrero, el líder del PP mandató a los suyos no dar más explicaciones acerca de una corrupción que circunscribió al pasado y el PP no se ha salido del guión. Este jueves afirman en Génova que ya han dicho "todo lo que tenían que decir".

Lo dicho hasta ahora por Casado es que los suyos no darían explicaciones "sobre ninguna cuestión pasada que corresponda a una acción personal que no haya sido en beneficio del partido o incluso haya podido perjudicarle" y que el PP cambiaría su sede, en una mudanza que aún sigue pendiente.

La consigna de Casado al PP no ha impedido que PSOE, Podemos y Ciudadanos carguen contra el principal partido de la oposición.

El PSOE ha señalado en su cuenta oficial de Twitter que "queda demostrado que la corrupción en el PP no es pasado" si no que es "sistémica" y es "presente". "En sus dirigentes y en sus sedes" y ha exigido a Casado que dé una explicación y asuma responsabilidades.

La secretaria general de Unidas Podemos, Ione Belarra, ha apuntado por su parte que es "la segunda vez que el PP es condenado por corrupción" y ha considerado que "lo mejor para la democracia es que la ciudadanía los mantenga lo más lejos posible del Gobierno".

A las críticas de los morados se ha sumado Jaume Asens, que ha apuntado que los 89 diputados del PP "no se preocupen" porque "van a mantener el acta" y, en alusión al caso del ya exdiputado de Podemos Alberto Rodríguez, ha argumentado que "para algunos parece que robar y defraudar está mejor visto que el derecho a protesta".

Edmundo Bal, portavoz de Ciudadanos, ha emplazado a Casado a dar a cara y a responder si va a colaborar con la justicia en las causas que aún están pendientes contra su partido y a restituir el dinero sustraído a las arcas públicas o, por el contrario, continuará amparándose en que los hechos investigados son anteriores a su mandato.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión