Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

coronavirus

La presión en las UCI se mantiene en Cataluña y se aplazan los casos no urgentes

Sobre el impacto que esa medida pueda tener en la detección de casos de cáncer, la responsable del ICS ha reconocido que el primer año de coronavirus provocó un retraso de los diagnósticos, lo que ahora podría revertirse.

El coronavirus frena su avance en Cataluña, pero aumentan los pacientes críticos.

La quinta ola del coronavirus mantiene su presión sobre las UCI en Cataluña, con 22 nuevos ingresos, mientras los hospitales y centros de primaria se preparan para aplazar toda la actividad asistencial no urgente, una situación que podría prolongarse hasta septiembre.

La directora del Institut Català de la Salut (ICS), Yolanda Lejardi, ha explicado este sábado que el sistema sanitario estaba haciendo un "esfuerzo" para ponerse al día con la actividad asistencial que se tuvo que aplazar debido a la pandemia, pero la quinta ola ha obligado de nuevo a reordenar los servicios sanitarios, que solo atenderán casos urgentes o que no pueden posponerse.

El Departamento de Salud ha aprobado esa medida para los próximos tres meses, pero Lejardi ha precisado que la desprogramación la decidirá cada centro en función de los recursos que tenga -en el área metropolitana se acordó hace "dos o tres semanas"- y ha añadido que confía que en septiembre se pueda recuperar la actividad asistencial.

De esa forma, en las próximas semanas los centros sanitarios dedicarán sus esfuerzos a la atención del coronavirus y de las enfermedades que requieran intervención inmediata, según Lejardi, que ha señalado en una entrevista en RAC1 que operaciones como implantes de prótesis o seguimientos anuales de enfermos crónicos tendrán que ser anuladas.

Sobre el impacto que esa medida pueda tener en la detección de casos de cáncer, la responsable del ICS ha reconocido que el primer año de coronavirus provocó un retraso de los diagnósticos, aunque en marzo se volvió a la velocidad de la etapa anterior a la pandemia, lo que ahora podría revertirse.

De hecho, los datos epidemiológicos actualizados este sábado por el Departamento de Salud revelan un aumento de pacientes críticos en las UCI, que ya suman 480 ingresos, pese a detectarse un cierto respiro en el número de hospitalizaciones: un total de 2.015 en el último día, trece menos que la víspera.

El coronavirus se ha cobrado otros 5.908 contagios en Cataluña en las últimas 24 horas, aunque la velocidad de transmisión ha descendido tímidamente -0,95 frente al 0,96 de ayer- y también el riesgo de rebrote, que se ha situado en 1.145, 19 puntos menos que la víspera, lo que confirma que el virus está ralentizando su propagación en Cataluña.

Asimismo, se han alcanzado los 75 fallecimientos por coronavirus en siete días, muy por encima de los 13 semanales que se registraban a principios del mes de julio.

Respecto a las vacunaciones, han recibido la pauta completa el 54,7% de los catalanes y un 62,1% cuentan ya con la primera dosis de inmunización.

Lejardi ha admitido este sábado que las autoridades sanitarias no esperaban la "explosión abrupta" de contagios en la quinta ola y ha apelado a usar todas las medidas al alcance para limitar la movilidad y las interacciones sociales, con el fin de atajar la propagación del virus.

En ese sentido, ha considerado que, en esta situación, es "absolutamente recomendable" usar la mascarilla en todas las circunstancias, y ha revelado que en los últimos días ha constatado que ha aumentado el número de ciudadanos que la lleva en espacios donde no es obligatoria. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión