igualdad

Igualdad niega que vayan a revisarse condenas con la ley del 'solo sí es sí'

La reforma del Código Penal que plantea el Gobierno establece "escalones de penas en función de la gravedad" del delito.

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell.
La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell.
EP

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha aclarado este miércoles que la reforma de los delitos sexuales contenida en la ley del 'solo sí es sí' no conllevará una revisión de condenas a los agresores sexuales.

Rosell ha explicado en rueda de prensa que la revisión de condena por una pena más favorable solo se produce cuando la pena impuesta no cabe en el nuevo Código Penal, es entonces cuando hay obligación de revisarla a la baja.

La delegada ha añadido que el sistema de penas del proyecto de ley de garantía orgánica integral de la libertad sexual, aprobado el martes por el Consejo de Ministros, introduce en el Código Penal un sistema de penas "progresivo y proporcional" que no conlleva ni una exacerbación punitiva ni una rebaja de penas.

La reforma del Código Penal que plantea el Gobierno, y que hace que los delitos sexuales se empiecen a juzgar en función del consentimiento expreso y acaba con el abuso, establece "escalones de penas en función de la gravedad" del delito.

Se castigará la agresión sexual con penas de 1 a 4 años de prisión y la violación -cuyo delito ya no requiere que concurran violencia o intimidación-, de 4 a 12. Si la violación tiene dos o más agravantes, la pena será de 11 a 15 años.

Sí sube ligeramente la pena por acoso sexual laboral y docente (de la horquilla de 3 a 5 meses a la de 6 a 12) y la del acoso reiterado o "stalking", en el que se elimina el requisito de grave afectación de la vida cotidiana de la víctima, "que se estaba interpretando de forma restrictiva".

La delegada ha hecho hincapié en la relevancia de introducir la figura del acoso ocasional o callejero como delito leve: "Se trata de realizar gestos o expresiones que en absoluto se pueden equiparar a un piropo dicho por un hombre a una mujer en la calle".

Como ejemplo, Rosell ha dicho que se trataría de un hombre que se masturba delante de una mujer en la calle o le ofrece dinero por sexo, hechos que no suponen abuso, vejación o inducción a la prostitución y no estaban penados como acoso.

Los condenados por estas acciones, que requerirán denuncia de la víctima, podrán ser condenados a entre 5 y 30 días de arresto domiciliario, trabajos en beneficio de la comunidad o a multa.

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género ha asegurado que el texto del proyecto de ley del 'solo sí es sí' cumple todas las medidas del Pacto de Estado en materia de violencia sexual y ha destacado los avances que conlleva en materia de procedimiento.

Entre ellas, la posibilidad de protocolizar la toma de muestras de las víctimas -biológicas, imágenes y otras pruebas-, previo consentimiento informado pero sin necesidad de denuncia; también que se restrinjan las preguntas innecesarias que se pueden hacer en un juicio a una víctima sobre su vida sexual.

Asimismo, considera muy positivo que se reforme la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que desde el primer estadio de una investigación penal por violencias sexuales se puedan retirar contenidos de internet o bloquearlos si están alojados en servidores extranjeros.

Rosell ha recordado que, según la Macroencuesta de Violencia sobre la Mujer de 2019, solo el 11 % de los delitos sexuales se denuncian en España: "Estamos hablando de una bolsa negra de violencia sexual oculta y silenciada cercana al 90 %".

Y ha denunciado que existan sectores en la sociedad que aún pretenden avergonzar, ridiculizar y silenciar a las víctimas: "Quienes infunden temor y vergüenza en las víctimas no se pueden calificar sino de cómplices de esta violencia", ha aseverado. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión