Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Buscan sin descanso al hombre que se llevó a sus hijas en Tenerife y amenazó a su exmujer diciendo que no las vería más

Analizan el hallazgo de una embarcación de recreo propiedad del padre, a la deriva y sin nadie a bordo. 

Tomás Antonio Giméno y sus hijas, Anna y Olivia
Tomás Antonio Giméno y sus hijas, Anna y Olivia
HA

Un amplio dispositivo ha retomado desde primera hora de este jueves la búsqueda de Tomás Antonio Giméno y sus hijas Anna y Olivia, de 1 y 6 años, desaparecidos desde la noche del pasado martes en Santa Cruz de Tenerife.

El dispositivo está formado por Guardia Civil, Salvamento Marítimo y un helicóptero del GES, y la búsqueda se está realizando por tierra, mar y aire.

La Guardia Civil continúa investigando el hallazgo de una embarcación de recreo propiedad de Tomás Antonio Giméno, que fue localizada frente a la costa del Puertito de Güímar.

El avión Sasemar 103 de Salvamento Marítimo se encargó de dar la localización de la embarcación, que en el momento de ser interceptada se encontraba a la deriva y sin nadie a bordo.

Según la descripción aportada por la asociación 'sosdesaparecidos', el padre de las niñas tiene 37 años, mide 1,85 metros de estatura, es de complexión normal, tiene el pelo castaño y los ojos marrones.

En cuanto a las menores, Anna, una bebé de un año, es rubia de ojos azules con el pelo ondulado. Mide unos 70 centímetros. Olivia, de seis años, tiene el pelo castaño, largo, y los ojos marrones. Mide 1,10 metros. Llevaba puesto un pantalón de chándal gris, suéter azul y tenis negros.

Labores de búsqueda en Tenerife
Labores de búsqueda en Tenerife
Efe

Amenaza a la madre

 La madre de las niñas denunció ante la Guardia Civil que su expareja la llamó para decirle que no iba a verlas más, ni a él tampoco, según han informado fuentes de la investigación.

Las fuentes han indicado que el padre de las menores, de 1 y 6 años, se las llevó a las 17.00 del pasado martes y tendría que haberlas devuelto ese mismo día a las 21.00.

Posteriormente, según las mismas fuentes, la mujer, Beatriz Z., recibió la llamada de su expareja, Tomás Antonio G.C., y puso la denuncia por la desaparición.

El caso se ha catalogado, desde que se tuvo conocimiento, como una desaparición de alto riesgo y, en este momento, se investiga como un potencial secuestro parental, sin descartar otras hipótesis.

La mujer ya se había quejado en diciembre ante la Guardia Civil de que su expareja la había amenazado verbalmente, pero no quiso presentar denuncia.

No obstante, los agentes realizaron un seguimiento de oficio y, en marzo, volvieron a preguntarle. La mujer dijo entonces que el episodio de las amenazas de diciembre no se había repetido, han precisado las fuentes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión