Nacional
Suscríbete

El fiscal del caso Máster: "Cifuentes presionó pero no se manchó las manos"

La fiscal del caso Máster ha asegurado que Cifuentes era "la única beneficiaria de ese acta para salvar su carrera política" y ha añadido que "se ejerció en su nombre para que la universidad diera la cara y asegurara fehacientemente que había completado el máster".

Llegada de Cristina Cifuentes a la Audiencia Nacional por el caso Máster
Llegada de Cristina Cifuentes a la Audiencia Nacional por el caso Máster
EFE/Europa Press

La fiscal del caso Máster ha incidido en la culpabilidad de Cristina Cifuentes, asegurando que "nada de lo que ha mantenido ha podido ser comprobado", y ha sostenido que presionó para solucionar la polémica aunque "por su cargo no se manchó las manos", dentro de un máster con "irregularidades notorias".

El juicio por el caso Máster quedará visto para sentencia este viernes tras las lectura de los informes de las partes y la posibilidad de que las tres procesadas, entre ellas la expresidenta de la Comunidad Madrid Cristina Cifuentes, digan la última palabra.

La fiscal Pilar Santos ha detallado extensa y firmemente los motivos por los que mantiene la petición de tres años y tres meses de cárcel para la expresidenta madrileña, al igual que para la profesora y asesora de la Comunidad de Madrid, Teresa Feito. "Nada de lo que ha mantenido la señora Cifuentes ha podido ser comprobado", ha explicado la fiscal, que ha criticado que además entre el personal de la Universidad Rey Juan Carlos "nadie recuerda nada o casi nada" sobre el acta del Trabajo de Fin de Máster (TFM) de la expresidenta y otras irregularidades desveladas.

Tras constatar "irregularidades notorias" en el máster, la fiscal ha arremetido concretamente contra Cifuentes: "Por su cargo no se manchó las manos, pero es evidente que le urgía imperiosamente que la universidad le ofreciese una solución. Si la maquinaria se puso en marcha fue por estas presiones". "La única, primera y ultima beneficiaria de ese acta era ella y su carrera política", ha añadido, subrayando que tan pronto como tuvo el acta del TFM la exhibió públicamente, sabiendo que "no correspondía con la realidad".

En el vídeo en el que exhibió ese documento, la noche del 21 de marzo de 2018, Cifuentes decía que "las cosas se acreditan con papeles, no con palabras", ha recordado la fiscal. Ha incidido en que "si se confeccionó el documento fue por la Universidad accedió a la exigencias de la presidenta", cuyo interés era "salvar su reputación".

Sobre Teresa Feito la fiscal ha dicho que es una de las protagonistas de la trama, en la que "siempre aparecen las mismas personas", especialmente esta profesora y la funcionaria Amalia Calonge, que cambió las notas de Cifuentes en 2014 porque alguien la autorizó irregularmente.

"Su versión no se sostiene", ha dicho Pilar Santos, que ha acusado a Feito de presionar a Cecilia Rosado para solucionar la polémica del máster aclarando que "para sentir la presión no es necesario que sus llamadas fueran extensas", sino ser "sutil y constante", sobre todo "si el que ejerce la presión está en el poder y el afectado no tiene posibilidad de protegerse".

La fiscal considera que ha quedado constatada la relación de Feito, que era amiga de la hermana de Cifuentes, con el entonces consejero de Educación, Rafael Van Gieken, y la ha situado "en el epicentro de todo lo que ocurría, y a sabiendas de su postura privilegiada, con un pie en cada sitio -universidad y gobierno regional-, intervino a favor de Cifuentes".

Sobre la tercera imputada, Cecilia Rosado, para la que la Fiscalía pide 21 meses de cárcel por falsificar el acta del TFM, la fiscal ha subrayado su colaboración con la justicia y solicita para ella atenuante por esa colaboración y por su miedo insuperable a las presiones de Feito y del catedrático Enrique Álvarez Conde, director del instituto que da el máster.

En su informe final Pilar Santos ha subrayado el carácter difícil de este catedrático, según numerosos testimonios recabados, que "hacía y deshacía a su antojo" en el Instituto de Derecho Público, en el que no sobraban alumnos, motivo por el que daba facilidades para no asistir a clase o no defender el TFM.

En resumen, según la fiscal, el juicio la puesto de manifiesto "falta de seriedad, ausencia de comprobaciones y numerosas irregularidades en el máter" que, ha subrayado, "curiosamente benefician siempre a los mismos".

Por su parte, el abogado de la acusación que ejerce la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) ha reprochado la actitud de Cifuentes de no pedir perdón y su estrategia de subrayar que también hubo irregularidades con otros alumnos.

Ha criticado que la defensa de Cifuentes presentara una prueba, finalmente retirada, en la que supuestamente se demostraba que tenía incluido en su agenda ir a defender su TFM el 2 de julio de 2012, lo que no hizo.

"No podemos dejarnos engañar, la URJC está por encima de las personas que cometieron irregularidades evidentes", ha dicho el letrado, que ha incidido en que el acta "se fabricó para dar cobertura a un hecho inexistente" y Cifuentes la mostró sabiéndolo. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión