Despliega el menú
Nacional

España se asoma a la tercera ola sin haber aplanado totalmente la segunda

Sanidad cree que el bum por el 'efecto Navidad' estallará a partir del martes y teme llegar a los 2 millones de casos esta misma semana.

Afluencia de público en la calle de Preciados de Madrid, este domingo, 3 de enero.
Afluencia de público en la calle de Preciados de Madrid, este domingo, 3 de enero.
Ballesteros/EFE

"Estamos iniciando una tercera ola que se ubica en la cresta de la segunda". La frase la pronunció esta semana el epidemiólogo y exdirectivo de la Organización Mundial de la Salud Daniel López Acuña, pero en realidad es un mantra que lleva repitiéndose días entre los expertos del Ministerio de Sanidad y entre la mayoría de las consejerías de Salud.

Y es que las últimas estadísticas de Sanidad dejan claro que España se está asomando ya a una nueva embestida de la pandemia y que lo va a hacer en una situación mucho más delicada que cuando en septiembre pasado empezó a escalar la segunda oleada.

El año ha acabado con unas cifras y unos indicadores inquietantes que, sin embargo -avisan desde Sanidad- todavía no reflejan el posible bum de casos provocados por el 'efecto Navidad' que las administraciones esperan ver en las estadísticas a partir del martes de esta semana, dos semanas después del inicio de las vacaciones y con un tiempo suficiente para que entren en las tablas los retrasos en las notificaciones por los días festivos en los que se han realizado menos test de los habituales.

El año en España, a la espera de que Sanidad aporte datos tras tres días de parón informativo vacional, ha acabado con 1.928.265 infectados. No obstante, en el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias no tienen duda de que en la semana que comienza el país superará los 2 millones de casos confirmados. En Sanidad temen que España se instale en los próximos días por encima de los 20.000 contagios diarios (cifras desconocidas desde final es de octubre) y no solo por el efecto de las reuniones y el aumento de la movilidad en Navidades, sino por la virulencia de la cepa británica, cuyo primer zarpazo en la península a través de Gibraltar ha provocado ya el confinamiento de ocho municipios de la comarca, donde la incidencia del virus se ha doblado en solo unos días.

Las perspectivas no son buenas, admiten en el departamento que todavía dirige Salvador Illa, pero igualmente preocupante es la situación actual del sistema, que se encuentra en un momento de "fatiga continuada" al tener que enfrentarse a esa tercera oleada sin haber logrado aplanar del todo la segunda. De hecho, oficialmente España no logró salir ni siquiera de la situación de "riesgo alto" cuando el 10 de diciembre la segunda ola tocó suelo con tan 'solo' 118 casos de incidencia acumulada (AI) por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. (El momento de menor incidencia de la primera se consiguió el 25 de junio de 2020 con una tasa de únicamente 7,7, aunque entonces se realizaban muchas menos pruebas).

Y ahora, apenas 25 días después de que comenzaran a repuntar los contagios en todas las autonomías, la situación nacional de la incidencia acumulada es de "riesgo extremo" con 279 casos de media. A la espera todavía del posible desembarco masivo de positivos en las estadísticas y en los hospitales del 'efecto Navidad' y de la cepa británica, siete de las comunidades, entre ellas algunas de las más pobladas, se encuentran en el escalón más alto del 'semáforo' de alarma de Sanidad al superar los 250 positivos. Se trata de Baleares con 530, Extremadura con 511, Madrid con 400, Valencia con 390, Cataluña con 369, Castilla-La Mancha con 329 y La Rioja con 296.

El punto de partido de esta más que posible tercera ola es también preocupante por el aumento sostenido en el porcentaje de positividad de los test, que ya se sitúa en un 9,2% de las pruebas que se realizan, cuando hace solo tres semanas rondaba el 7,4%. Sanidad ha establecido que existe un "riesgo alto" de contagio cuando este parámetro supera el 10% y esto ya está ocurriendo en cinco territorios: Comunidad Valenciana con un 18%, Extremadura con 15%, Castilla-La Mancha también con un 15%, Murcia con 11% y Madrid con un 10%.

Sistema asistencial

Hasta ahora -y a pesar del continuo empeoramiento de los datos epidemiológicos prácticamente todas las comunidades y provincias desde que la segunda ola tocara suelo en la semana del 7 al 13 de diciembre- las cifras generales del sistema asistencial no han empeorado en los últimos días. La pésima evolución de la pandemia en las últimas tres semanas no ha tenido un reflejo de impacto en los hospitales. A cierre de año, el porcentaje de puestos UCI ocupados por pacientes covid -el parámetro que más preocupa a todas las instituciones- se mantenía sobre el 21%, tres puntos por debajo que a principios de diciembre y muy alejado del pico del 32% de ocupación que alcanzó el 16 de noviembre en el punto álgido de la segunda ola.

Aun así, a 31 de diciembre, y a la espera de la posible avalancha de casos de enero, hay seis comunidades que superan ya el umbral de ocupación del 25% de UCI que la OMS fija como riesgo "extremo" con Cataluña a la cabeza con un 34% de ocupación, seguida de Valencia (29%), Baleares (30%), Castilla-La Mancha (26%), Castilla y León (25%) y Madrid (25%).

"Todos los indicadores coinciden: estamos en una situación mucho más delicada e incierta que la de septiembre para enfrentarnos a una nueva oleada", advierten desde el CCAES a la espera de la entrada en sus tablas del 'efecto Navidad' y de la nueva variante del Reino Unido.

Etiquetas
Comentarios