Despliega el menú
Nacional

Simón admite por primera vez que "estamos ante una segunda ola"

España vuelve a batir récord de contagios mientras sigue creciendo la presión sobre los hospitales.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES)
Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES)
Chema Moya

España volvió a batir récord de contagios en la nueva normalidad con 31.428 nuevos casos este pasado fin de semana. O lo que es lo mismo, 3.934 infectados más que los que se notificaron el lunes anterior que, a su vez, por enésima vez este verano, había sido máximo histórico. Con estos números tan pesimistas Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), que hace solo dos semanas apuntaban a que se podía estar llegando a un nuevo pico de la epidemia, no ocultó su desazón. "Estamos en un incremento clarísimo, no tengo inconveniente en llamarlo segunda ola", admitió sin ambages el responsable de Sanidad por primera vez.

Particularmente negativa fue la escalada de la ya famosa 'incidencia acumulada' (el número de casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días). Este indicador, que es el que ha servido a la Comunidad de Madrid para decidir qué zonas sanitarias confinaba, llegó este lunes a los 280 positivos a nivel nacional. Sirva solo como ejemplo que España, en los peores días de la primera oleada, cuando llegó a alcanzar los 950 muertos diarios a principios de abril, marcaba una IA de 197 casos. No obstante, la incidencia sigue siendo muy desigual en el territorio nacional. Mientras Madrid marcó un nuevo máximo con 746 casos, seguida de Navarra con 605 positivos o La Rioja con 465, en el otro extremo se situaron comunidades como Asturias con 95, Galicia con 118 o Cataluña con 165 positivos cada 100.00 habitantes, tras haber sido en un inicio uno de los territorios más castigados por la segunda oleada.

"Sí que tenemos una segunda ola pero no está en la misma fase todo el territorio", constató Fernando Simón, quien insistió en que hay zonas en la que hay cierta estabilización de los casos y que en algunas comunidades, al menos, los positivos no aumentan.

Otro dato para el optimismo, aunque testimonial, en las estadísticas de este lunes es que en los últimos tres días la media de los nuevos positivos se quedó en 10.412 personas, muy por debajo de los preocupantes de 14.389 contagios conocidos el viernes, que no tienen paragón ni tan siquiera en los peores momentos de la pandemia en la pasada primavera. Además, Sanidad contabilizó 2.957 infectados en las últimas 24 horas, la cifra más baja desde hace dos semanas, aunque hay que tener en cuenta que los lunes las notificaciones por parte de las comunidades autónomas pueden atrasarse.

Detrás de esta caída de las últimas horas está Madrid. La comunidad, a pesar de acumular el 26% de los nuevos positivos de todo el país, 'solo' notificó 794 casos con fecha de diagnóstico entre el domingo y el lunes frente a los 910 de una semana antes. En segundo lugar, se situaron el País Vasco, con 368 y Navarra, con 362.

Tímidos indicios

Estos pequeños indicios de posible mejora, que están lejos de marcar tendencias, obviamente no tuvieron reflejo en los grandes parámetros que sirven para ver cómo evoluciona la pandemia. Todos ellos, sin excepción, empeoraron.

Aun así, Simón, de vuelta de sus vacaciones, intentó rebajar la preocupación por los números tan altos de casos. "Se está recogiendo un porcentaje muy importante de la infección real que hay en nuestro país", esgrimió el médico, que, no obstante, tuvo que admitir que va aumentando la presión sobre la "ocupación hospitalaria" y sobre el «sistema asistencial», con una ocupación del 9,5% de la camas por enfermos de la covid. Así, reveló, a día de hoy hay 11.031 pacientes ingresados, 1.417 de ellos en las UCI.

Etiquetas
Comentarios