Despliega el menú
Nacional

El PSOE confía en tener apoyos "de sobra" para empezar a tramitar la ley de eutanasia

Pablo Iglesias ha afirmado que los "matices" con el PSOE en torno a la ley "están resueltos" y que la gente "no toleraría" que esas posibles diferencias retrasaran su aprobación un minuto más.

Pedro Sánchez y Luisa María Carcedo, en la reunión con los colectivos de sanidad
Pedro Sánchez y María Carcedo, en una imagen de archivo
EFE

El PSOE confía en que este martes contará con apoyos "de sobra" en el Pleno del Congreso para empezar a tramitar su proposición de ley sobre la eutanasia que persigue no solo despenalizar esta práctica, sino también reconocerla como un nuevo derecho individual.

Así lo ha traslado a Efe la exministra de Sanidad María Luisa Carcedo, que como diputada del grupo parlamentario socialista será la encargada de subir a la tribuna de la Cámara Baja a defender esta norma, a la que tanto Unidas Podemos como Ciudadanos, entre otros, ya han avanzado que van a apoyar, al contrario que el PP.

De hecho, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha afirmado hoy que los "matices" con el PSOE en torno a la ley "están resueltos" y que la gente "no toleraría" que esas posibles diferencias retrasaran su aprobación un minuto más.

"Esta ley saldrá sí o sí porque esto se tiene que convertir en una realidad ya", ha señalado Iglesias en una entrevista en La Sexta en la que ha incidido en que "es una vergüenza" que 22 años después de la muerte de Ramón Sampedro las personas no puedan "terminar con dignidad" en los momentos difíciles de su vida.

La exministra de Sanidad ha recordado que el PNV, entre otros grupos, ya apoyó también la iniciativa en las dos legislaturas anteriores (en 2018 y 2019) cuya tramitación parlamentaria no tuvo desarrollo por los adelantos electorales.

Ciudadanos, por boca de su portavoz parlamentario adjunto, Edmundo Bal, ha asegurado que su grupo dará un sí a la toma en consideración de la proposición de ley porque hay un "gran consenso social" para regular esta práctica y es "complementaria" a su propuesta de muerte digna que ha registrado en la Cámara baja.

El PP, en 2018, y Vox después en el debate de 2019, fueron los únicos que se mostraron contrarios a regular la eutanasia en España.

De hecho, los populares han anunciado ya que votarán en contra y han adelantado que plantearán una normativa sobre cuidados paliativos como "alternativa a la socialista", que considera que no cuenta con consenso social.

Carcedo ha insistido en que la ley de la eutanasia pretende evitar que las personas que sufren una enfermedad muy grave, sin curación, con un deterioro y un sufrimiento insoportables no tengan reconocida la integridad física o moral que garantiza la Constitución.

La proposición socialista consta de cinco capítulos -más dos disposiciones adicionales, una transitoria, otra derogatoria y cuatro finales- en los que establece los requisitos que tienen que tener los solicitantes, el procedimiento a seguir para la realización de la prestación y las garantías para la misma.

El texto concreta que podrán solicitar la prestación de ayuda para morir: "Toda persona mayor de edad y en plena capacidad de obrar informada y que se encuentre en los supuestos de enfermedad grave e incurable o de enfermedad grave, crónica e invalidante causantes de un sufrimiento físico o psíquico intolerables".

Destaca que "se garantiza dicha prestación sin perjuicio de la posibilidad de objeción de conciencia del personal sanitario".

En definitiva, se trata, según el texto, de introducir en el ordenamiento jurídico "un nuevo derecho individual" como la eutanasia, entendiendo ésta como la actuación que "produce la muerte de forma directa e intencionada mediante una relación causa-efecto única e inmediata, a petición informada, expresa y reiterada en el tiempo" por la persona que cumpla los requisitos recogidos en la ley.

Los obispos, por su parte, no creen que exista una demanda social a favor de la regulación de la eutanasia y han reclamado, por contra, una ley de cuidados paliativos.

En el mes de diciembre, la Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo público el documento "Sembradores de esperanza. Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de esta vida" que asegura que tanto la eutanasia como el suicidio asistido son objeto de "campañas propagandísticas".

El texto de la CEE afirma que el debate actual sobre la eutanasia no se plantea como una cuestión médica, sino "más bien ideológica" con "campañas encaminadas a suscitar opiniones favorables" como apelar a una "situación dramática especialmente llamativa que interpele la sensibilidad colectiva" y el uso de eufemismos como "muerte digna".

Desde Derecho a Morir Dignamente, su vicepresidente Fernando Marín, ha confiado, en declaraciones a Efe, en que esta vez la ley salga adelante antes de que concluya el año aunque ha considerado que el texto socialista "es timorato": "Es una ley para el siglo XX, no para el siglo XXI".

Marín ha echado en falta que no contemple también los casos de personas con un sufrimiento de origen psicológico y trastorno mental grave y los menores de edad. "No hay ningún motivo para que no entren en la ley porque es un derecho que tenemos todas las personas con capacidad de tomar decisiones", ha dicho

Asimismo, ha esperado que de la ley se retire el control previo y que se haga un control posterior "que ya ofrece suficientes garantías". "No hay ninguna razón para pensar que los médicos se conviertan en homicidas porque la ley permita la eutanasia, es un absurdo", ha opinado.

Etiquetas
Comentarios