Despliega el menú
Nacional

itv

Las novedades de la nueva ITV en 2020

Las nuevas regulaciones penalizan los vehículos contaminantes y se ocupan de los registros electrónicos, para rastrear posibles alteraciones.

Fachada de la ITV de Malpica en Zaragoza, donde se detectaron las irregularidades.
Fachada de la ITV de Malpica en Zaragoza
Aránzazu Navarro

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es obligatoria desde que la matriculación del automóvil cumple cuatro años; su periodicidad a partir de ahí es bianual, y si no se pasa, el vehículo no puede circular. En 2020 entran en vigor una serie de novedades para este trámite, siguiendo además una línea que comenzó en 2018 con el control de todos los elementos electrónicos de los vehículos. La idea es garantizar la fiabilidad, reducir las emisiones dañinas para el medio ambiente y combatir los fraudes, sobre todo en coches de segunda mano. Cualquier manipulación deja huella y, por tanto, se puede rastrear al infractor.

Desde este año hay libre elección de estación para pasar la ITV, y si no se pasa, el usuario puede repetir la inspección en otro punto durante el mes siguiente a la prueba fallida. Antes era obligatorio presentarse en la misma estación. Además, ahora se lee el ordenador de a bordo para controlar los sistemas de seguridad y las emisiones, especialmente las de monóxido de carbono, aunque queda pendiente atacar las de óxido de nitrógeno.

Datos revisables

Desde hace algo más de dos años, los centros de ITV deben estar preparados para comprobar el sistema de identificación de vehículo y kilometraje, sistemas electrónicos de estabilidad (ESC) o el sistema antibloqueo de frenos (ABS), entre otros. Ahora se quieren ampliar las pruebas y extenderlas al regulador activo de velocidad y la cámara nocturna. También se revisa en la nueva ITV la identificación del vehículo por el número de bastidor, el kilometraje registrado, los sistemas de retención (airbags, pretensores, SRS), alumbrado o señalización.

Vehículos históricos y personal cualificado

Un vehículo puede solicitar ahora la matrícula histórica si fue matriculado por primera vez hace al menos 30 años, si su tipo concreto ha dejado de producirse y si está en su estado original, sin haber sido sometido a ningún cambio fundamental. Este tipo de matrícula tiene ciertas ventajas en el control de la ITV y en el pago de menos impuestos. Por su parte, el personal de los centros ITV mejora su cualificación.

Anticipación y adecuación europea

La nueva normativa dice que se puede pasar la ITV hasta un mes antes de su vencimiento. Antes se daba una fecha exacta. En cuanto a los vehículos comprados en otros países de la Unión Europea, ahora no es necesario hacer que pasen la ITV de inmediato; hay acuerdo con los demás países miembros para convalidar la certificación de origen. Hay que tener en cuenta que el costo medio de la inspección es de 38,81 euros para vehículos diésel y catalizados, algo menos para los coches de gasolina (Aragón supera la media, un poco por encima de los 40 euros) y en las motocicletas, la media ronda los 20 euros. 

Etiquetas
Comentarios