Nacional
Suscríbete por 1€

investidura

La importancia de la trastienda

En el acuerdo entre PSOE y Podemos ha tenido un gran peso el trabajo de personas en la sombra como el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Felix Bolaños, del equipo directo de Pedro Sánchez y la podemista Ione Belarra.

Sánchez e Iglesias se estrechan la mano en un momento de la tercera jornada de investidura en el Congreso de los Diputados.
Sánchez e Iglesias se estrechan la mano en un momento de la tercera jornada de investidura en el Congreso de los Diputados.
Efe/Juan Carlos Hidalgo

El pasado sábado, en el debate de investidura, Pablo Iglesias comenzaba su intervención con varios agradecimientos a las personas que han hecho posible el acuerdo entre PSOE y Podemos y quiso citar, en concreto, cuatro nombres.

Primero habló de la ministra María Jesús Montero y del dirigente de Podemos Pablo Echenique, cuya labor ha sido clave para consensuar el acuerdo programático de Podemos y PSOE , sobre todo en los aspectos económicos.

Después citó a otras dos personas por su trabajo "en la trastienda", ese que "no se ve" pero que es "tan importante". Una era su compañera de filas Ione Belarra y el otro, el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Felix Bolaños.

Salía así de nuevo a la palestra este abogado de 45 años que forma parte del equipo directo de Pedro Sánchez junto con el jefe de Gabinete, Iván Redondo, y cuya labor ha sido clave en muchos momentos de su Presidencia.

En esta ocasión, Bolaños ha trabajado durante las últimas semanas codo con codo con la ministra Montero y los negociadores de Podemos -principalmente Echenique y Belarra- para conformar el acuerdo programático con las principales medidas a las que se compromete el Gobierno de coalición que está a punto de nacer.

Fueron él y Belarra, precisamente, quienes ayudaron a Sánchez e Iglesias en las últimas horas de negociación en La Moncloa para cerrar el texto el pasado 29 de diciembre, y quienes terminaron de perfilar los aspectos que quedaban abiertos de aquel acuerdo que los dos líderes firmaron en el Congreso el 30.

El nombre -y el rostro- de Bolaños se hizo conocido para el gran público meses antes en una jornada histórica, la de la exhumación de Francisco Franco.

Él fue quien aquel día, junto a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, como notaria mayor, y junto al subsecretario de Presidencia, Antonio Hidalgo, actuó como testigo y al mismo tiempo supervisó todo el proceso.

Pero además negoció antes con la familia los pormenores de la exhumación y se encargó de preparar durante meses hasta el último detalle de aquella jornada histórica.

Mientras Iván Redondo es conocido como el "gurú" de Sánchez y su principal asesor político, Bolaños está considerado otra pieza esencial del engranaje de Moncloa, más centrado en la letra pequeña de las grandes decisiones.

Algo que ya hacía en el PSOE, como cuando se encargó de los estatutos del partido promovidos por Sánchez y, sobre todo, del reglamento con el que ponerlos en práctica.

Ya sea en el puesto que tiene actualmente u ocupando cualquier otro, es de esperar que Félix Bolaños siga siendo uno de los principales activos del Gobierno de Pedro Sánchez.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión