Despliega el menú
Nacional

sanidad

Las enfermeras asumen competencias en la atención al paciente

Cada vez más los hospitales cuentan con unidades asistenciales formadas exclusivamente por enfermeras, que desarrollan su trabajo con independencia de los médicos.

Un estudio realizado en Boston examinó la incidencia de la enfermedad coronaria en 189.000 mujeres enfermeras.
Un estudio realizado en Boston examinó la incidencia de la enfermedad coronaria en 189.000 mujeres enfermeras.

El papel de las enfermeras en el cuidado y atención a los pacientes aumenta y cada vez son más los hospitales que cuentan con unidades asistenciales formadas exclusivamente por este colectivo que desarrolla su trabajo con independencia de los médicos.

Un ejemplo es el Hospital del Henares (Madrid), que desde hace casi un año cuenta con una consulta específica de heridas crónicas y se suma a las existentes en el Hospital Ramón y Cajal, el Clínico y el de Villalba también en Madrid, el Hospital Valme (Sevilla), el Hospital General de Segovia y el Central de Asturias.

Esta consulta está liderada por la enfermera María Jesús Bernarte, que desarrolla su trabajo de manera independiente de los médicos y atiende heridas crónicas, que no evolucionan bien, heridas quirúrgicas, traumáticas, úlceras por presión o pie diabético, entre otras dolencias.

"Al contar con este tipo de unidades se facilita que el paciente no tenga que estar ingresado, lo que supone menor gasto sanitario y, sobre todo, garantizas que es personal experto en este tipo de heridas el que atiende al enfermo", explica Bernarte.

A diferencia de lo que ocurre en este centro, en otros hospitales son las enfermeras de planta las que curan a los pacientes, pero estas no siempre están específicamente formadas para curar heridas complejas.

Sin embargo, también hay inconvenientes. "La rotación de las enfermeras hace que los pacientes no sean siempre asistidos por los mismos profesionales, y esta falta de continuidad en los cuidados puede ocasionar retrasos en la curación o que la úlcera no prospere como debería", señala Bernarte.

María Lourdes de Torres es otro ejemplo del papel de la Enfermería en el cuidado de los pacientes. En la década de los 90 puso en marcha la Unidad de Nutrición del Hospital Miguel Servet de Zaragoza y, más tarde hizo lo mismo en el Hospital Royo Villanova y en el Hospital Militar de la Defensa, de hecho, fue la primera enfermera en tener una consulta de Nutrición.

En la actualidad es la delegada de Nutrición del Consejo General de Enfermería (CGE) y destaca el papel de la enfermera en este tipo de consultas, donde la educación nutricional es fundamental para conseguir los objetivos deseados para los pacientes. "En la consulta con el endocrino, el médico saca del cajón un papel con la dieta a seguir y se la da al paciente. Cuando hay una enfermera, sin embargo, nos sale la educación para la salud, que es el cuidar al paciente", explica.

Y lo explica con un claro ejemplo. "El médico le pone en un papel que pese un filete de 120 gramos, pero nosotras le cogemos la mano y le decimos: 'La palma sin dedos es lo que te puedes comer de ternera y la palma con dedos lo que puedes comer de pechuga de pollo". De Torres destaca que las enfermeras tienen la base científica, como los médicos, pero se preocupan del ser psicosocial, "porque cuando cambias una dieta, cambias también una manera de vivir".

"A nosotras nos importa el paciente que pesa 120 kilos, que se tiene que quedar en 70, pero queremos saber si tiene posibilidad de comprar fruta, si tiene dientes para comerla... y de todo esto los médicos no están pendientes, porque no es su trabajo", señala.

Eva García, experta en pacientes con incontinencia fecal y urinaria, representa a la perfección este papel de la Enfermería como profesión del cuidado. En la Asociación de Enfermos Medulares de Valencia trabaja con personas con lesión medular que les ha provocado incontinencia urinaria o fecal.

"La consulta surgió porque no había ningún especialista que les hiciera el seguimiento de su intestino", algo fundamental para mejorar la calidad de vida de estos pacientes y "la diferencia es abismal, de estar deprimidos a llevar una vida normal", asegura García, que lamenta que muchos de estos tratamientos no están financiados por la Sanidad pública.

Tanto es así, que poco tiempo después de que empezara a funcionar la consulta de la Asociación de Enfermos Medulares, los cirujanos pediátricos del Hospital de La Fe de Valencia se pusieron en contacto con ella y ahora pasa consulta dos veces al mes en la Unidad de Incontinencia Fecal haciendo seguimiento a los niños.

"Aportamos al paciente educación sanitaria, que es el objetivo de nuestra profesión"

"Aportamos al paciente educación sanitaria, que es el objetivo de nuestra profesión, les enseñamos a conocerse, les explicamos cuál es el funcionamiento del intestino, les enseñamos los distintos métodos para manejar su problema...". Todo ello es básico para mejorar su calidad de vida.

Etiquetas
Comentarios