Despliega el menú
Nacional

Puigdemont descarta trasladar su residencia de Waterloo a Perpiñán

El expresidente de la Generalitat no prevé un adelanto de las elecciones en Cataluña a pesar de la previsible inhabilitación de Torra.

Carles Puigdemont, a su llegada al Palacio de Justicia de Bruselas (Bélgica) esta semana.
Carles Puigdemont, a su llegada al Palacio de Justicia de Bruselas (Bélgica) esta semana.
EFE / EPA / Stephanie Lecocq

Carles Puigdemont no se instalará en Perpiñán (sur de Francia) como desearían sus seguidores. Aunque se había especulado con que incluso podía llegar a alquilar la casa en la que se exilió el expresidente de la Generalitat Francesc Macià antes de fijar su residencia en París, Puigdemont negó ayer de forma categórica un cambio de domicilio y aseguró que mantendrá la 'casa de la república' en Waterloo. Tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre Oriol Junqueras, el expresidente recibió su acreditación de la Eurocámara como diputado europeo, y allí piensa desplegar su estrategia

A su juicio, tiene inmunidad para poder desplazarse por toda Europa, España incluida, aunque no tiene intención de regresar a Cataluña por riesgo a ser detenido. Sí prevé, en cambio, celebrar un gran acto en Perpiñán o convocar allí la próxima reunión de JxCat. "La 'Catalunya Nord' no es España. Perpiñán es Cataluña", dijo sobre la ciudad francesa próxima a la frontera española.

Sin escaño en Cataluña

El independentismo prepara una movilización en Estrasburgo para el 13 de enero, el día en que Puigdemont y Comín asistirán al primer pleno de la Eurocámara. En cuanto el dirigente nacionalista, que ha vuelto a la primera línea, haga efectiva su condición de eurodiputado, dejará de ser de forma automática parlamentario en la Cámara catalana. Y en consecuencia, ya no podrá ser investido presidente de la Generalitat en la presente legislatura como lleva amagando JxCat durante meses y como pretendía Quim Torra.

El independentismo debate en profundidad qué consecuencias se derivan de la condena a año y medio de inhabilitación a Quim Torra. Tanto Puigdemont como la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, apostaron este lunes por alargar al máximo la legislatura. Se especula con una remodelación de Gobierno para situar de vicepresidente a un dirigente de JxCat en lugar del republicano Pere Aragonès. Con esta jugada, los postconvergentes evitarían que, cuando el Tribunal Supremo convierta la condena de Torra en firme y le aparte del cargo, Aragonès (ERC) podría mantenerse de presidente interino unos meses hasta la celebración de nuevas elecciones.

Budó lo negó, pero fuentes republicanas no descartaron que la idea esté sobre la mesa. Estas mismas fuentes señalan que una crisis de Gobierno de este tipo sería todo un desafío de JxCat a ERC. Ese nuevo vicepresidente, sustituto de Torra, recibiría el encargo de pilotar la Generalitat hasta una nueva sesión de investidura, en la que JxCat, ERC y la CUP deberían acordar un candidato. Budó, en cualquier caso, aseguró que no hay remodelación a la vista y se negó a «comentar especulaciones». Sí admitió que se trabaja en diversos «escenarios» que van «en la línea» de garantizar «la defensa de la Presidencia de la Generalitat y de la institución».

Torra recurrirá su condena al Supremo. Lo que es una incógnita es saber cuáles serán los siguientes pasos. Algunas fuentes independentistas sitúan las elecciones entre primavera y verano próximos

Etiquetas
Comentarios