Despliega el menú
Nacional

Torra pide que el Parlament le ratifique: "A mí no me inhabilita ningún tribunal"

El presidente de la Generalitat anuncia la presentación de un recurso a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que le inhabilita durante año y medio y critica que el PSOE "no ha parado la represión".

Quim Torra, en la reunión semanal del Govern.
Quim Torra, en la reunión semanal del Govern.
Efe/Andreu Dalmau

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha pedido este jueves a los grupos que le ratifiquen en el cargo con una votación en el Parlament después de la sentencia que dicta su inhabilitación de un año y medio: "A mí no me inhabilita ningún tribunal".

En una declaración institucional en el Palau de la Generalitat frente a los 'consellers' del Govern, ha anunciado que recurrirá la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que le ha condenado a un año y medio de inhabilitación por un delito de desobediencia al mantener la pancarta por la libertad de los presos y el lazo amarillo en campaña electoral pese a la orden de la Junta Electoral Central (JEC).

Tras esta decisión, Torra considera "necesario" que el Parlament reafirme su figura al frente de la Generalitat y fuentes de Presidencia han concretado que se descarta que la fórmula de esa votación sea una cuestión de confianza, por lo que Torra ha pedido a los grupos que impulsen una iniciativa para ello.

De hecho, ha asegurado que ya ha trasladado a los dos grupos que le dieron apoyo en la investidura que impulsen esa iniciativa y, a las 14.30 de este jueves, a petición de JxCat, ERC y la CUP, se ha reunido en el Parlament la Junta de Portavoces para abordar la situación.

"Mi condena es su condena", ha comenzado el presidente replicando las palabras que pronunció ante el TSJC en una causa en la que aseguró haber defendido la libertad de expresión de todos los ciudadanos por deber y obligación.

Ha cargado contra el tribunal que ha emitido el dictamen formado por "tres personas desproveídas de las más elemental imparcialidad, en un proceso lleno de irregularidades, impulsado por una Fiscalía convertida en garante de los intereses del Gobierno español que pretende cambiar a un presidente escogido por los representantes de millones de catalanes".

"Esta es la dimensión de la desproporción con la que el Estado persigue, criminaliza, reprime y pretende poner y quitar presidentes y gobiernos en Cataluña", ha asegurado el presidente que todavía lo es porque la sentencia del TSJC no es firme. 

Así, la primera vía que toma Torra es la de la acción parlamentaria a través una votación impulsada por los grupos -también ha pedido apoyo a los que quieran "oponerse a la represión y la utilización de la justicia para hacer política"-.

"No se trata de darme apoyo a mí, a Quim Torra, sino de dejar bien claro que los presidentes de este país no los deciden los tribunales en procedimientos irregulares, politizados y con sentencias ya redactadas antes del juicio. Tiene que hacerse patente dónde radica la soberanía del pueblo de Cataluña porque esta de hoy es una puerta abierta a la desmesura, al autoritarismo y contra la libertad de expresión", ha zanjado el presidente. 

Vía jurídica

Tras la vía parlamentaria que pide impulsar para que la Cámara "reafirme su dignidad democrática", ha explicado que su defensa presentará un recurso contra la sentencia que se basará en que considera que no se respetó en el TSJC su derecho a elevar una cuestión prejudicial a instancias europeas.

Para Torra, este hecho supone la vulneración de derechos fundamentales y ve necesario que el ámbito de la garantía de estos derechos, que sitúa en Europa, "fije una posición antes de que se produzca un daño irreparable que afectaría al derecho de millones de ciudadanos europeos".

Un argumento, el de la vulneración de los derechos de los votantes, que también han utilizado desde ERC tras la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) que este mismo jueves ha dictado que el exvicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, debió ser reconocido como eurodiputado desde la proclamación oficial de los resultados de las elecciones al Parlamento europeo del pasado mayo y gozar "desde ese mismo momento" de inmunidad.

Confianza "nula" en la Justicia española

"Mi confianza en la Justicia española es nula después de haber contemplado el juicio político celebrado en el Supremo y que ha llevado a 100 años de prisión a los miembros del Govern, a la presidenta del Parlament y a los líderes de las principales entidades cívicas del país. Tampoco después del uso de criterios políticos de las euroórdenes emitidas contra el presidente Puigdemont", ha concluido Torra.

Sin embargo, ha explicado que tiene que presentar el recurso para agotar todas las vías de la Justicia española antes de acudir a instancias europeas, donde subraya que este mismo jueves se ha decidido sobre la inmunidad de Junqueras, que considera que afecta a Puigdemont.

Que el Estado reconozca errores

"Como presidente de la Generalitat exijo la nulidad del juicio que se celebró en el Tribunal Supremo, la libertad inmediata de todos los presos políticos, el retorno de los exiliados y el archivo de todas las causas políticas contra los independentistas", ha clamado, y pedido al Estado reconocer sus errores y las vulneraciones de derechos cometidos, según él.

Cree que mientras "Europa es un ejemplo de justicia, España continua en el camino de la represión", como afirma que demuestra la sentencia contra él por no retirar la pancarta del lazo el periodo electoral, donde ve una falta de concordancia entre legitimidad democrática y legislación española. 

Carga contra el PSOE

"La represión no se ha detenido. No la ha parado un Gobierno del PSOE ni un presidente investido con los votos de los partidos independentistas en una moción de censura", ha criticado el presidente.

En plena negociación entre ERC y el PSOE para alumbrar una investidura, Torra ha hecho referencia a los votos de la moción de censura que colocaron a Pedro Sánchez al frente de la Moncloa ya ha advertido de que "no sirvieron de nada los cheques en blando ni los pagos por avanzado".

"Hoy se ha anunciado una sentencia eminentemente política con el único objetivo de inhabilitarme y, de esta manera intervenir en la situación política de Cataluña. Esta justicia no es ciega, ni imparcial, sino partidista y completamente injusta", ha dicho, y se ha comprometido a no desfallecer en la defensa de su objetivo político, que no es otro que conseguir la independencia de Cataluña.

Etiquetas
Comentarios