Despliega el menú
Nacional

ENTREVISTA

Andrés Dueñas: "El derecho a internet debería estar recogido en la Constitución"

Dueñas (Valladolid, 1993) participó en las jornadas ‘Cambio generacional, política y Derecho Constitucional’, de la Fundación Giménez Abad.

Andrés Dueñas Castrillo, en el palacio de la Aljafería.
Andrés Dueñas Castrillo, en el palacio de la Aljafería.
Toni Galán

Ha venido a presentar el libro ‘Juventud y Constitución’ que ha coordinado. ¿Cómo surgió?

En la Asociación de Constitucionalistas Españoles nos pareció interesante que, en el 40 aniversario de la Carta Magna, los juristas jóvenes pudiéramos plantear en un libro cómo afecta, desde nuestro punto de vista, la Constitución a la juventud, y la Fundación Giménez Abad decidió publicarlo.

¿Los jóvenes conocen bien la Constitución?

Me llama la atención que, incluidos los alumnos que empiezan en la facultad de Derecho, desconocen bastante el sistema. Sería interesante que en los institutos se estudiase tanto la Constitución como el sistema judicial, y que se conociera mejor cómo fue la Transición española.

¿La juventud tiene una visión muy crítica de la Transición?

Mucha gente no es consciente de que hace 40 años no se podía votar en España, y que nuestros padres y abuelos tuvieron que luchar mucho para lograrlo, y eso hay que valorarlo pero, a la vez, a lo mejor aquello que se consiguió ahora hay que reformarlo para mejorarlo, porque no estamos en el mismo contexto político que en 1978.

¿Los jóvenes piensan que, al no haber votado la Constitución, no tienen que sentirse comprometidos con ella?

No solo los jóvenes, más de dos tercios de la población española no tenía edad para votar la Constitución. Ahora, los jóvenes queremos tener voz para ver qué cuestiones que no están plasmadas en el texto constitucional queremos que lo estén, cuáles queremos desarrollar más y cuales modificar. Creo que las reivindicaciones del 15-M, que fue un movimiento eminentemente juvenil en un principio, fueron una toma de conciencia de los jóvenes sobre estos temas.

¿Y se escuchó su voz?

Muchas de esas reivindicaciones se han plasmado en normas. Aquí en Aragón, la reforma del reglamento de las Cortes me parece modélica desde el punto de vista de la participación ciudadana, una de las peticiones del 15-M. Como exigir más transparencia en las cuentas públicas, o la reforma del sistema electoral en Canarias para dar mayor proporcionalidad al voto. Ahora hay que ver si esas reformas sirven para mejorar la realidad, que yo creo que sí.

El sistema D’Hondt está muy cuestionado sobre todo entre los jóvenes. ¿Debería cambiarse?

Lo que dice la Constitución es que nuestro sistema electoral tiene que ser proporcional y que la circunscripción electoral es la provincia, y esto es herencia del decreto ley del 77 que reguló las primeras elecciones a Cortes Generales, es decir una ley preconstitucional. La ley de régimen electoral luego reconoce como formula electoral la Ley D’Hondt. Se podría cambiar por la Hare, pero no se notaría mucho. Quizá habría que cambiar la provincia por las Comunidades Autónomas como circunscripción electoral, que en 1978 no existían.

¿Pero eso no iría en contra de los territorios despoblados?

La despoblación es un hecho diferencial que debería estar recogido en los Estatutos de Autonomía y llevar sus reivindicaciones al Estado. En el libro, Tarama Álvarez plantea la posibilidad de que reconozca constitucionalmente el derecho a tener internet, sería importante para muchos núcleos rurales.

¿Qué preceptos constitucionales habría que cambiar?

Se habla mucho de la reforma territorial, pero a mi juicio, los primeros serían la sanidad y la seguridad social, que aparecen en la Constitución pero no están entre los derechos fundamentales, los que gozan de mayor protección. Si una persona siente que su sanidad no está bien atendida porque su hospital está a más de 100 km, no puede pedir amparo al Tribunal Constitucional, porque no está incluida en los derechos fundamentales. También que el derecho a la vivienda, que aparece como un principio rector de la economía, pase a ser un verdadero derecho.

Etiquetas
Comentarios