Despliega el menú
Nacional

Eutanasia

Carta del detenido por ayudar a morir a su mujer enferma: "No había más remedio"

Defiende que la eutanasia sea considerada "como un derecho de libre elección de toda persona".

Ángel Hernández fue detenido este miércoles tras la muerte de su mujer
Ángel Hernández fue detenido este miércoles tras la muerte de su mujer
RTVE

Ángel Hernández, detenido en Madrid por suministrar una sustancia para ayudar a morir a su mujer, que padecía una enfermedad terminal, asegura en una carta que su esposa quería poner fin a su vida y, ante la incapacidad de realizarlo por ella misma, no hubo "más remedio" que ayudarla a cumplir su deseo.

En la misiva, fechada el pasado 10 de marzo y que este jueves ha enviado la asociación Derecho a Morir Dignamente a los medios, Ángel explica detenidamente la enfermedad de su esposa, María José Carrasco, de 61 años, quien desde 1989 padecía una esclerosis múltiple con una discapacidad del 82 % y llevaba años solicitando ayuda para morir.

"Esta historia quedará concluida cuando María José en su derecho a poner fin a su malvivir y en uso de su libertad decida seguir adelante con su suicidio. Es evidente que el deseo de María José a fin de que se cumpla necesita que se la ayude, por su incapacidad a realizarlo por ella misma, y como es una constante en ella demandar ese auxilio no habrá más remedio que proporcionarle esa ayuda para que su deseo se cumpla", afirma el marido.

Ángel Hernández fue detenido por la tarde en el domicilio en el que el matrimonio residía, situado en la calle de Federico Sainz de Robles, en el distrito madrileño de Moncloa-Aravaca.

Al lugar acudieron, poco antes de las tres de la tarde, los sanitarios del Summa que confirmaron el fallecimiento y alertaron a la Policía de que el marido le había suministrado una sustancia para provocar la muerte a su mujer, que se encontraba en fase terminal.

En la carta, el hombre relata que la mujer a causa de su enfermedad sufría brotes repetidos, con una frecuencia de una o dos veces al año, marcha inestable, así como, incontinencia vesical y en ocasiones rectal y precisaba ayuda de terceras personas para realizar las actividades cotidianas como asearse, alimentarse o vestirse.

Defiende que la eutanasia sea considerada "como un derecho de libre elección de toda persona" con una enfermedad irreersible que le produzca una existencia de dependencia y sufrimiento que no desea.

Quiere dejar claro que su mujer recibía cuidados paliativos y "de buena calidad", una asistencia que reclama para todo aquel que lo necesita o demanda pero insiste en que "también tiene que existir el derecho al suicidio asistido cuando una persona como María José así lo pida".

"Los cuidados paliativos no son una alternativa a la eutanasia, los dos deben coexistir, y por libre elección decidir por uno de ellos", abunda el detenido.

Por último, se dirige a los "negacionistas" de la existencia a este problema: "nos gustaría que fueran conscientes del dolor que ocasionan a todos aquellos que como María José y su familia sufren por su actitud".

En este sentido, subraya que "algunos legisladores deberían evolucionar hacia posiciones menos contrarias a la eutanasia para evitar que alguien que lo necesite tenga que transitar por los mismos caminos que anduvieron María José y Ángel". 

Etiquetas
Comentarios