Despliega el menú
Nacional

juiicio del 'procés'

El registro de Exteriores el 20-S fue un "capítulo de terror"

Temían que las "200 o 300" personas congregadas frente al edificio "pudieran asaltar" el departamento.

juicio del procés
Imagen de la sesión en el Tribunal Supremo de este martes.
Efe

El responsable del operativo del registro a la Conselleria de Exteriores el 20-S ha afirmado este martes que se vivió un "ambiente muy agresivo" en el que hubo riesgo de asalto, intento de "sustraer" a un detenido, "rabia descontrolada", amenazas de muerte o "lluvia de golpes" en los coches de la Guardia Civil.

El 20 de septiembre de 2017, mientras se producía la famosa concentración frente a la Conselleria de Economía, el agente ha explicado en el juicio del 'procés' que en Exteriores también se vivieron momentos de tensión y que, según ha dicho, el entonces detenido Xavier Puig Farré, exresponsable de Tecnología, lo describió como "un capítulo de terror total".

Al finalizar el registro, en torno a las 12 de la mañana, ante el "temor" de que las "200 o 300" personas congregadas frente al edificio "pudieran asaltar" el departamento, algo que podría haber provocado "efectos devastadores", según ha comentado, el agente decidió evacuar a la secretaria judicial.

Ha declarado que tras la negativa del responsable de Mossos a colaborar, porque les dijo "que no podía hacer gran cosa" y que no podía solicitar refuerzos a los antidisturbios, prepararon "una salida" para la secretaria con el grupo de seguridad de la Guardia Civil.

El agente ha detallado que hicieron "dos anillos" alrededor de la letrada de la Administración de Justicia, momento en el que "empezaron a llover botellas de agua" -a preguntas de la defensa ha precisado después que no sabía si fueron "dos o cinco"- y en que "los insultos y amenazas de muerte" se convirtieron en "algo suave".

Cuando pudo entrar en el vehículo, los congregados "comenzaron a zarandearlo" y golpearlo, y la secretaria comenzó a llorar, "horrorizada" y con "las manos en la cabeza", hasta tal punto que llegó al siguiente registro "en un estado de nervios, temblando", ha asegurado.

Pero esta no fue, a juicio del agente, la situación "más grave". Hubo otra más preocupante que desencadenó en algo "inaudito" porque si antes la situación era peligrosa, "ahora aún más", ha dicho.

"A raíz de la evacuación de la secretaria, yo ya realmente pensé que iban a entrar dentro del departamento", ha afirmado el agente, que ha precisado que rápidamente se creó una segunda cápsula para sacar al detenido; y de camino al vehículo "volvió a pasar lo mismo".

"Nos tiraron agua, botellas y ocurrió un hecho gravísimo: la multitud se agolpó de tal manera que quisieron sustraer al detenido de la cápsula", ha señalado, algo que no había visto jamás.

Ha indicado que se "produjeron forcejeos" así como "una lluvia de golpes en el vehículo, en las puertas y en el techo", con "personas tumbadas en el capó y agarradas al limpiaparabrisas", profiriendo golpes "que incluso rompieron los cristales" y generaron "un riesgo grave en la integridad de detenido".

Éste, según ha dicho, "no daba crédito a lo que estaba viviendo", señaló que era "un capítulo de terror total" y lo "único que decía era 'sáquenme de aquí, por favor'".

El agente, que después ha concretado que no vio un acto concreto de asalto a las dependencias, ha asegurado que las caras de las personas que se amontonaban "denotaban violencia, eran caras de mucha rabia".

"Todas estas personas estoy convencido de que el 90% no conocían al señor Farré de nada, porque no es una persona pública que pueda salir en los medios de comunicación, lo estaban viviendo, era una rabia descontrolada".

También ha relatado que pasaron dos coches camuflados de gama alta, en dirección contraria a la vía, y que vio cómo Carme Forcadell sacaba la mano de la parte trasera de uno de los vehículos "para agitar a la masa".

Con el turno de las defensas, el agente ha especificado que pese a "las dificultades", los agentes pudieron cumplir su cometido sin necesidad de emplear la fuerza, ni de sus armas reglamentarias, y que ninguno resultó herido más allá de "alguna magulladura".

La letrada de Òmnium Cultural ha intentado mostrar un vídeo que mostraba a 20 mossos auxiliando al grupo de seguridad de la Guardia Civil, frente a los cinco o seis que ha dicho el testigo, si bien Marchena no se lo ha permitido.

Etiquetas
Comentarios