Despliega el menú
Nacional

Heraldo Saludable

Tercer Milenio

Científicos españoles encuentran un orden en el caos del melanoma

Se trata de la proteína p62 y FERMT2, que podrían convertirse en un marcador pronóstico de la evolución de la enfermedad.

Imagen de archivo de una revisión realizada a un paciente por la Asociación de Dermatología.
El Clínico y el Servet avanzan en el tratamiento del melanoma más agresivo
A. NAVARRO

El melanoma es uno de los tumores más agresivos y, desde los primeros momentos, puede derivar en metástasis, que ocurre, además, de una manera aparentemente caótica con la implicación de muchos procesos. Ahora, un grupo de investigadores españoles ha logrado encontrar un orden a este caos.

En concreto, científicos del Grupo de Melanoma del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), dirigidos por Marisol Soengas, y en colaboración con el Hospital 12 de Octubre, han demostrado que los procesos metastásicos no ocurren a través de "mercenarios independientes, sino que están coordinados por un capitán general: la proteína p62".

Es decir, que numerosos procesos implicados en la metástasis del melanoma, que hasta ahora se creían independientes entre sí, tienen un coordinador global que es la citada proteína p62.

Según este trabajo, una de las proteínas controladas por p62 es FERMT2, explica el CNIO una nota de prensa, en la que recuerda que esta no había sido relacionada antes con la metástasis en el melanoma.

El trabajo demuestra que tanto FERMT2 como p62 podrían convertirse en un marcador pronóstico de la evolución de la enfermedad en los pacientes.

"Estos importantes hallazgos" han sido elegidos por la revista Cancer Cell para protagonizar su portada del número de enero de 2019, según el CNIO, que ha informado este jueves de este trabajo.

Para llegar a sus conclusiones, los científicos realizaron un estudio completo con las tecnologías bioinformáticas más punteras y lograr así una caracterización en detalle de p62 y de todos los procesos en los que está implicada en melanoma.

Analizaron la expresión de los genes involucrados en estos procesos -transcriptómica-, la estructura y función de las proteínas -proteómica- y las interacciones que ocurren entre ellas -interactómica-.

De este análisis, concluyeron esta "nueva e inesperada" función de p62: controlar la vida media de otras proteínas implicadas en la metástasis del melanoma.

Además, los científicos se empeñaron en encontrar qué otros factores regulados por p62 podrían afectar también a la supervivencia de los pacientes.

Así, identificaron una nueva proteína, FERMT2, que correlaciona con un peor pronóstico de los melanomas metastásicos.

"Para nosotros, los patólogos, fue interesante encontrar que tanto p62 como FERMT2 están aumentadas en muestras de pacientes con metástasis del melanoma, porque hasta el momento no disponemos de buenos marcadores de progresión tumoral", resume José Luis Rodríguez-Peralto, jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital 12 de Octubre en Madrid y coautor de este trabajo.

En próximos pasos, los científicos intentarán, entre otros, validar los resultados en un mayor número de biopsias.

Etiquetas
Comentarios