Despliega el menú
Nacional

Miguel Lizana, fotógrafo: "África ofrece vitalidad, color y generosidad a un artista"

Nacido en Zaragoza en 1970, presenta en la estación de Atocha la muestra ‘Huellas’, fruto de su colaboración con la AECID, que viajará por España.

Miguel Lizana publica un bello libro de vida y solidaridad.
Miguel Lizana publica un bello libro de vida y solidaridad.
Sofía Moro

¿Por dónde le ha llevado la vida tras su libro del Tubo?

Posteriormente, seguro que lo recuerda, publiqué el libro ‘Vidas y tránsitos’ en Tropo Editores, con fotografías tomadas en Bosnia, Centroamérica, Cuba y Uruguay. He seguido trabajando en fotografía, compaginando proyectos personales con trabajos para la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). En los últimos años he incorporado el recurso del cine documental a mi trabajo personal y profesional.

¿Cómo ha sido su colaboración con la AECID?

Soy fotógrafo de la AECID desde el año 2011. Realizo trabajos audiovisuales de diversa índole: desde retrato editorial hasta el registro audiovisual de proyectos de la AECID sobre el terreno.

¿Qué le da África a un fotógrafo como usted, tan inquieto?

África es un continente con muchas caras. Tienen poco que ver la África del norte con el Sahel o con la África ecuatorial, subsahariana, etc. África es tremendamente generosa para un artista. Ofrece vitalidad, fuerza, color y mucha generosidad de las personas en su relación con el fotógrafo y con cualquiera que se acerque. Existe una curiosidad mutua y un diálogo constante.

¿Cómo se planteó ‘Huellas’, que expone en Atocha, en Madrid?

Durante los últimos 5 años, hemos intentado dar testimonio del estado de la Cooperación Española a través del registro audiovisual de distintos proyectos en los países que conforman el mapa de la Cooperación en Latinoamérica, Caribe, Asia y África. El catálogo y libro ‘Huellas’ recoge parte de ese trabajo. Es solo la punta del iceberg pues hemos ido creando un corpus de trabajo bastante grande con imágenes que cubren todos los espectros de la Cooperación: Humanitaria, Salud, Agua y Saneamiento, Cultura, etc.

¿A quiénes atienden?

El planteamiento del proyecto era centrarnos en la figura del beneficiario, las personas con las que trabajamos y que son quienes, finalmente, sacan adelante sus proyectos de vida en contextos complicados.

¿Qué buscaba y qué ha hallado?

He encontrado grandes historias de resiliencia (capacidad para superar experiencias traumáticas, violencia, éxodos, muerte) y dignidad. Recibo muchas lecciones de vida por parte de las personas retratadas, por su actitud vital en contextos de gran dificultad.

¿Qué no sabemos de África?

Me da la impresión que de África lo desconocemos casi todo, de su cultura, tradición, historia, etc. Es un continente con una bonita relación entre tradición y modernidad, y con una identidad cultural muy fuerte.

¿Qué le ha conmovido?

Siempre recuerdo como un momento especialmente conmovedor y bonito, el seguimiento del proyecto de patrimonio cultural en la Chiquitania de Bolivia. En un pueblo pequeño, llamado Santa Ana de Velasco, los niños tocan el violín y otros instrumentos por la calle después de los talleres de orquestas de música barroca. No esperas encontrarte con esa situación en un lugar tan apartado como ese.

¿Cuál va a ser la travesía o itinerancia de las fotos?

La exposición ‘Huellas’ ha estado en la estación de Atocha de Madrid y se prevé que itinere por varias estaciones de tren en España. Se prepara para 2019 una itinerancia con otro formato para Latinoamérica y África.

¿Qué fotógrafo se ha vuelto?

Mi mirada en contextos de trabajo es distinta a la de los proyectos personales. En ‘Huellas’ hay una mirada más explícita que en los trabajos propios, donde prefiero generar imágenes con más capas de lectura. Más imperfectas y evocadoras. Más despojadas.

¿Hacia dónde va?

He tenido más vaivenes en el aspecto formal y estético de la fotografía. Tengo la sensación de estar volviendo a un territorio estético parecido al de los inicios pero con una mirada más madura. Lo importante es seguir aprendiendo y trabajando. Admiro a Robert Frank, Koudelka, Plossu, Vanessa Winship, Humberto Rivas y Castro Prieto.

Etiquetas
Comentarios