Nacional
Suscríbete

Marlaska cambia las vírgenes por los padres de la Constitución

Concede el ingreso en la Orden del Mérito Policial, de la que forman parte varias imágenes religiosas, a los ponentes.

Marlaska, en su despacho, durante la entrevista.
Marlaska en su despacho.
Kiko Huesca/Efe

Fernando Grande-Marlaska está decidido a marcar distancias con sus antecesores del Partido Popular en todos los campos. También en el de las condecoraciones policiales, un asunto que ha provocado gran controversia en fechas recientes.

El ministro del Interior personalmente ha concedido el ingreso en la Orden del Mérito Policial a los siete ponentes de la Constitución del 1978. Y lo hace por su "actuación singular y extraordinaria" en aquellos días, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico. En el cuarenta aniversario de la Carta Magna, Grande-Marlaska ha aprobado entregar la Medalla de Plata al Mérito Policial, con carácter honorífico, a Miguel Herrero de Miñón, José Pedro Pérez-Llorca y Miquel Roca y con carácter honorífico y póstumo a Manuel Fraga, Gabriel Cisneros, Gregorio Peces Barba y Jordi Solé Tura.

En los últimos años, el ingreso en la orden del Mérito Policial ha estado marcado por la polémica, sobre todo a raíz de que el exministro del Interior Jorge Fernández concediera este honor en 2014 a la virgen de Nuestra Señora María Santísima del Amor.

Aquella decisión terminó en un largo proceso judicial, que acabó a principios de este año cuando el Supremo dio la razón al equipo de Fernández y confirmó la medalla a la virgen malagueña, a pesar de que no se trataba de una persona física.

Grande-Marlaska, explican fuentes conocedoras de su decisión, pretenden volver a "poner en valor" esta orden policial y el laicismo de la institución con el nombramiento de los siete ponentes, alejando esta condecoración de la connotación religiosa que ha tenido en los últimos años.

Y es que no fue Fernández el primer ministro que condecoró a imágenes religiosas. En la época de Jaime Mayor Oreja accedió a esta orden la Virgen de Lledó, patrona de Castellón. Mariano Rajoy, como ministro del Interior, otorgó esta misma medalla al Cristo Jesús Caído de Valdepeñas y a la Virgen María Santísima del Amor y Soledad de Fuengirola. En 2004 y en 2007 fueron los ministros de los gobiernos de José Luis los que, por su parte, premiaron con la distinción a dos cofradías.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión