Nacional
Suscríbete por 1€

Las armas de ETA que entrega Francia podrían servir para aclarar dos atentados

Los investigadores necesitan la pistola con la que mataron a Giménez Abad y el Cetme que ametralló a Madariaga.

Retrato del etarra Pedro Pikabea e imagen del comandante Miguel Ángel Madariaga, en su casa.
Retrato del etarra Pedro Pikabea e imagen del comandante Miguel Ángel Madariaga, en su casa.
Alcorta/HA

Las autoridades judiciales francesas han entregado a España los efectos y documentos incautados a la banda terrorista ETA en los últimos 20 años. Según informó este viernes el Ministerio del Interior, se trata de miles de papeles y más de 300 armas completas o piezas que ahora serán estudiadas para ver si pueden esclarecer los atentados que aún quedan por resolver. Dos de ellos tuvieron víctimas aragonesas: el que fuera presidente del PP-Aragón Manuel Giménez Abad, asesinado de tres disparos el 6 de mayo de 2001 en Zaragoza; y el comandante de la Guardia Civil Miguel Ángel Madariaga, ametrallado el 3 de febrero de 1979 en Andoain (Guipúzcoa).

Manuel Giménez, hijo del líder de los populares aragoneses, calificó este viernes como una "buena noticia" esta muestra de colaboración entre España y Francia en la lucha antiterrorista.Recordó que esta batalla "lleva muchos años en marcha" y espera que esta nueva entrega de material "conduzca a algún camino". Cuanto atentó contra su padre en la calle Cortes de Aragón de Zaragoza, ETA utilizó una pistola checa HS Belliot comprada en Croacia (un mercado poco habitual para la banda). El arma estaba entonces ‘limpia’, término que utilizan las Fuerzas de Seguridad cuando no se ha utilizado antes en otras acciones criminales. Sin embargo, en agosto de 2010, otro etarra volvió a usar esta pistola en el asesinato de Joseba Pagazaurtundua, jefe de la Policía Municipal de Andoain (Guipúzcoa).

En esta misma localidad del País Vasco fue donde el comando Adarra, compuesto por cuatro terroristas, ametralló al comandante aragonés de la Guardia Civil, Miguel Ángel Madariaga, que recibió tres balazos procedentes de dos armas (un Cetme y un subfusil Stern). El guardia José Díaz murió de un balazo en ese mismo atentado.

El subfusil Stern que se utilizó fue intervenido en 1985 por la Policía a otro comando, pero no sirvió para esclarecer el atentado de Madariaga. "Si Francia entregara ahora ese Cetme y documentos en los que aparezca Pikabea existiría la posibilidad de aclarar lo sucedido, si es que la Justicia española quiere hacerlo 39 años después", apunta Miguel Ángel Madariaga. Este recuerda también que el propio terrorista le confesó que pertenecía al comando Adarra en la entrevista que ambos mantuvieron en la prisión de Zaballa en 2014.

El comandante de la Guardia Civil dice haber sufrido en estas cuatro décadas el "ostracismo y olvido" de la justicia española. Esta reabrió su caso en 2006 a raíz de las investigaciones que la propia víctima aportó.Sin embargo, ni siquiera se ha tomado declaración al etarra Pedro Pikabea, quien se negó en una videconferencia y luego mandó una carta de disculpa al juez Fernando Andreu. "La Audiencia Nacional le ha dado el permiso para salir a trabajar todos los días a una empresa de jardinería cuando tiene a sus espaldas 27 asesinatos y solo se le ha juzgado por tres en España", denuncia la víctima aragonesa.

Madariaga ha acudido a todas las instituciones (el Defensor del Pueblo, la Fiscalía General del Estado, la Fiscalía de la Audiencia Nacional...) para buscar ayuda en su batalla y solo encuentra buenas palabras. "Somos un estorbo y la justicia cuida más a los presos que a las víctimas", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión