Despliega el menú
Nacional

Youssef Aalla, muerto en Alcanar, hacía más de un mes que estaba en Tarragona

El padre de dos de los terroristas de Ripoll ha explicado que con su hijo Youssef sólo hablaba por teléfono y que hacía más de un mes que no lo veían.

Youssef Aalla
Youssef Aalla, muerto en Alcanar, hacía más de un mes que estaba en Tarragona

Youssef Aalla, de 20 años y uno de los terroristas fallecidos en la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona) donde fabricaban los explosivos, hacía más de un mes que estaba en Tarragona trabajando, según le dijo a la familia.

En declaraciones a los medios desde Ripoll, Brahim Aalla, el padre de dos de los terroristas de Ripoll (Girona) Said y Youseff y de Mohammed, que ha sido detenido y puesto en libertad tras pasar ante el juez de la Audiencia Nacional, ha explicado hoy que sólo hablaban por teléfono con su hijo Youssef y que hacía más de un mes que no le veían, porque, según les decía, estaba trabajando en Tarragona.

En cuanto a Said, de 19 años y uno de los abatidos por la policía en Cambrils (Tarragona), ha explicado que el día de los atentados "comió en casa, y ellos le vinieron a buscar sobre las 15.30 horas, él estaba durmiendo y mirando la tele", y después ya no volvieron a verle.

El padre, muy serio, ha explicado que, cuando supo que sus dos hijos estaban implicados en el atentado, se puso "muy mal". "Nosotros, todos los padres de estos chavales, no estamos bien, porque no queremos esto", ha dicho.

En esta línea, ha asegurado que su otro hijo, Mohammed, tampoco sabía nada y que ahora tenían "miedo" de lo que podía pasar.

Mohammed Aalla, de 27 años, que fue detenido el pasado viernes por los mossos porque el Audi A3 que utilizaron los terroristas en Cambrils estaba a su nombre, ha sido puesto en libertad provisional esta madrugada tras pasar ante el juez que lleva el caso en la Audiencia Nacional.

Mohammed no ha querido hablar con las decenas de medios de comunicación apostados en el portal de su casa por orden de su abogada, pero ha hecho saber que está bien, que no había hecho nada y que el coche estaba a su nombre para pagar menos en el seguro, pero que el vehículo era de su hermano.

También ha dicho que le habían tratado bien, pero ha lamentado que le dejaran en Madrid sin recursos para poder volver.

Tras explicarle su historia a un taxista y mostrarle toda la documentación judicial, le ha trasladado hasta Ripoll, donde a las cuatro de la mañana sus familiares le han pagado la carrera.

Su padre ha contado que el coche iba a nombre de Mohammed, pero que lo utilizaban sus dos hermanos y que la tarde del jueves se encontraba en la playa en Roses con su mujer y su hermano pequeño.

Brahim ha explicado que su hijo Youssef iba a la mezquita, pero que no lo hacían ni Said ni Mohammed, que no conocía al imán que planeó los atentados, pero que, "cuando marchaban a la escuela o la mezquita, parecía que todo estaba bien, pero no".

Se ha mostrado muy contento de que esta noche la Audiencia Nacional haya liberado a su hijo Mohammed, ha insistido en que era "inocente" y ha recordado que han muerto dos de sus hijos, Youssef, de 20 años, y Said, de 19, y que están muy afectados.

Etiquetas
Comentarios