Nacional

El Gobierno mantiene la alerta y da por desarticulada la célula terrorista...

Así lo ha comunicado el ministro del Interior en una rueda de presa posterior a la reunión de la mesa de evaluación de la amenaza terrorista.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido,fondo. presidió hoy la mesa de evaluación de la amenaza terrorista, que decidirá si mantiene el nivel de alerta 4 actual o lo eleva al 5, el máximo de la escala y que se ha celebrado en la sede del Ministerio d
EFE/J.J. Guillén

La mesa de evaluación de la amenaza terrorista ha decidido, tras los atentados de Cataluña, mantener en el 4, de una escala de 5, el nivel de alerta, aunque se reforzarán medidas de seguridad en algunas zonas e infraestructuras, ha anunciado hoy el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

El ministro habló de reforzar los dispositivos de seguridad en lugares de afluencia masiva, como las zonas turísticas y readaptar la intensificación de los potenciales objetivos.

Se intensificará, además, la prevención en potenciales objetivos de ataques terroristas, se reforzarán los dispositivos de reacción frente a atentados y se estrechará la colaboración con las policías locales para incorporar las capacidades de estos cuerpos a las medidas que recoge el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista.

En este último punto, Zoido ha propuesto que se promuevan las reuniones de las juntas locales de seguridad para que se analicen los riesgos y se valore la instalación de medidas pasivas de seguridad.

Por otro lado, Juan Antonio Zoido ha dado por desarticulada la célula terrorista que ha atentado en Barcelona y Cambrils, causando 14 muertos y más de un centenar de heridos.

Zoido ha explicado que todos los expertos asistentes a esta reunión han coincidido en que "prácticamente la célula ha quedado totalmente desarticulada", teniendo en cuenta los terroristas abatidos, los detenidos y los identificados contra los que se están practicando diligencias.

El titular de Interior ha precisado que todos los expertos asistentes a esta reunión han coincidido en que "prácticamente la célula ha quedado totalmente desarticulada", teniendo en cuenta los 5 terroristas abatidos en Cambrils, los cuatro detenidos y las identificaciones que se han realizado con diligencias que, ha recalcado, "están totalmente en marcha".

Además, fuentes de la lucha antiterrorista consideran que los terroristas de la célula que han conseguido huir carecen de capacidad operativa en este momento.

Añaden, además, que aún no está claro cuántos fueron los terroristas que murieron en la explosión de la casa de Alcanar, en Tarragona. Hasta ahora se había dicho que eran dos, pero los investigadores no descartan que entre los escombros puedan estar los restos de un tercero.

La deflagración ha dejado tan destrozada la vivienda y ha causado tantos daños que aún no se ha podido determinar el número de ocupantes en el momento de la deflagración en la noche del miércoles al jueves. Además, durante el desescombro que se inició se produjo otra explosión ya que había más de 20 bombonas de butano entre la montaña de cascotes.

Bolardos y maceteros

El ministro del Interior también ha considerado "conveniente" que los ayuntamientos analicen y estudien en las Juntas de Seguridad la posibilidad de establecer medidas físicas de protección para evitar acciones terroristas, como la colocación de bolardos o maceteros.

Tras el atentado en Berlín en las Navidades del pasado año, una instrucción de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana a los jefes superiores de Policía recordaba en esas fechas el atropello masivo que tuvo lugar en un mercado navideño de la capital alemana, donde un camión arrolló a numerosas personas y quitó la vida de doce.

Un hecho que, como subrayaba la instrucción, evocaba el de Niza de unos meses antes y que tenían un denominador común: el uso de un camión de gran tonelaje arrojado contra una multitud de personas para causar el mayor número de víctimas posible.

Por todo ello, la Comisaría General consideraba necesario que con motivo de las fiestas navideñas, la Policía instara la reunión "urgente" de las juntas locales de seguridad, o de las comisiones de coordinación policial en su caso, para establecer medidas de protección que "impidan ataques de esas características".

Y entendía que la protección de esos espacios físicos debería ser llevada a cabo por los ayuntamientos mediante la instalación provisional de grandes maceteros o bolardos en los accesos, de tal manera que impidan la entrada de vehículos y solo se permita a los que estén debidamente autorizados.

Una instrucción que hoy ha recuperado Zoido para instar a la convocatoria de esas juntas y aconsejar a los ayuntamientos que conviene que establezcan medidas.

El de Barcelona no consideró en ese momento que fuera necesario instalar maceteros o bolardos en La Rambla, pero sí intensificar la vigilancia policial.

Etiquetas
Comentarios